Hotel Granada. -5-

*
El San Casiano. Las primeras ráfagas.

*

Pura coincidencia tal vez, aquel giro inesperado, se simultaneó con el fin de la experiencia entre aquellas monjas, que pasó sin pena ni gloria. Lo cierto es que ver marchar de aquella manera a mi padre, me despertó del largo letargo de la infancia ajena a la realidad.

Pocos números más abajo en la misma calle Puerto, se situaba el coloquialmente bien traído y afamado Colegio San Casiano. Una institución civil, dirigida por el eficiente y vocacional D. Mario, al que mi madre debió "convencer" para que pudiera en él continuar las clases hasta obtener el "ingreso", una especie de examen previo al bachillerato. Y es que, D. Mario con años de experiencia, nada más verme debió pensar que aquel chico ya apuntaba maneras, y esa "cara de duda" que se me fijó, iba cantando que aunque no fuese duro de mollera, no representaba el mejor ejemplo ni la garantía de un esplendido futuro académico, como así fue.

No obstante, en favor de aquel chico hay que decir, que hipersensibilizado ante tantas contrariedades, su cerebro actuaba como una esponja si percibía cualquier signo gratuito de falsa solidaridad, lo que le devolvía aun más a su interior, le daba argumentos para seguir construyendo murallas defensivas imaginarias, y paralelamente surgía el rechazo, el desinterés, la despreocupación, hacia la realidad o hacia los objetivos más usuales de aquella edad, por cuanto el símbolo que representase el interlocutor en cuestión, caía inexorablemente y se esparcía, roto en mil pedazos. La vida como tal, sus esquinas, el aire, las plantas, una simple lagartija eran seres más interesantes a los que dedicar su atención.

Imagino que incluso podría costarle andar, caminar y aun más correr como antes. Al fin y al cabo: ¿que había detrás?, ¿que venía después?, y sobre todo ¿merecía la pena seguir viviendo en tales circunstancias?.

....como suelen ocurrir las cosas, por casualidad, aquellos días fueron el principio de la toma de contacto con la realidad, día tras día, acumulando argumentos, llenando la biblioteca de tu cabeza con lo que escuchabas de unos y de otros, siendo conocedor de la tremenda diferencia de "ser de otra clase", aprendí a observar, de lo que tanto he aprendido siempre, aprendí a oír y aprendí a ser niño.

Al San Casiano se entraba por un portalón que te introducía en un largo semitúnel, sobre su costado izquierdo, se situaban algunas dependencias como el despacho del director o una especie de enfermería, en la que recuerdo me dieron alguna vacuna escondida en un terrón de azúcar, a medida que lo atravesabas siempre en un sereno silencio, divisabas la luz del patio, a través de unas cristaleras situadas al fondo.

Una vez que las atravesabas alcanzabas el centro del complejo, aquel colegio se articulaba teniendo como eje central una pequeña fuente de piedra en la que vivían pequeñas pero voraces sanguijuelas, rodeado de árboles y jardines muy desaliñados y prácticamente abandonados, dibujando una especie de cuadrado cuya superficie se distribuía en desnivel hacía el norte, donde no había nada y hacía el oeste donde existía una especie de almacén siempre cerrado y que solo con el tiempo nos permitió descubrir que era guardián y depositario del esqueleto de algunos de los pasos que en la Iglesia de la Concepción, tenían lo que ellos llamaban "estación de penitencia", algo que aun hoy, no se muy bien que significa realmente, en cualquier caso, "La Oración en el Huerto" o "El Cristo de la Buena Muerte" guardaban allí las estructuras y armazones de los pasos. Solo una vez, los vi maniobrar introduciendo aquellas estructuras y por eso supe lo que contenía aquel sitio al que solo se accedía por un solo portón. Probablemente aquel inmueble podría haber sido el antiguo almacén de mantenimiento del colegio, pero en aquella época estaba alquilado a esas "hermandades".

Justo frente a la fuente, el patio se hacía más amplio y largo, el suelo era polvoriento y lleno de pequeñas piedras o chinas, por lo que supongo que era una de las causas por las que jamás se articuló actividad deportiva de ninguna clase, antes de entrar a primera hora de la mañana, en aquel espacio se formaba en filas, que cuadrábamos lanzando el brazo derecho hasta tocar ligeramente el hombro del chico de delante y quedándonos firmes en el sentido atlético que no marcial, pues en aquel lugar, aunque de sus paredes colgaban fotos de Franco o Cristos crucificados, en honor a la verdad no se dio proselitismo de ninguna clase, por lo que poco a poco llego a pensar que aunque la rectitud y el orden eran fundamentales, aquellos enseñantes probablemente eran más de izquierdas que de derechas. Tras medir y cuadrar las filas, un profesor cantaba el nombre de los niños, y unos con un ¡presente¡ más enérgico que otros, íbamos identificándonos antes de entrar en el aula que estaba justo detrás, en la zona más al sur, a cuyo largo en cruz, se distribuían varias clases.


2 comentarios:

  1. Un relato estupendo, veo que sigues en tu línea.La música genial. Besos

    ResponderEliminar
  2. Ginebra gracias por tu dosis de moral, solo espero tratar de cuadrar el escenario y ser lo más fiel posible ,sin parecer extremadamente dramático, al fin y al cabo, el drama se vive día a día, y los obstáculos se vencen de igual modo, así los recuerdos quedan distantes y nunca se viven en primera plano. Pero agradeceré todas las criticas en cuanto a la forma, densidad o repetición, me gustará mejorar. La música.. cuando quieras bailamos.

    ResponderEliminar

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)