Crónicas de sociedad.





Una vez más, la distinguida y poderosa familia Hoffmam son el centro de todas las miradas en la velada náutica anual de Port Colvertown. Como viene siendo habitual, ocuparon el mirador privado que la familia dispone, en el selecto club náutico.


Acompañada por sus hijas lady Ilona, lady Sarah y su nieta Wendy, La Baronesa Tricia Hoffmam, disfrutó de una esplendida mañana, en la que resultó ganador el velero comandado por su marido el Barón August Hoffmam, cumpliéndo el objetivo de igualar con tres victorias consecutivas a su mayor oponente, el comandado por el Mariscal -ya retirado- Robert Stung.


Son como se sabe, un referente en la aristocrácia, por eso los Hoffmam no descuidan ningún detalle en la puesta en escena, y su habitual e impecable coordinación de tejidos, texturas y colores, les hacen ser objetivo de camerógrafos y la admiración tanto de damas como caballeros, siendo muy aclamada su presencia por allí por dónde pasan.


Desde que la familia se hiciera con los inmensos yacimientos petrolíferos del Mar del Norte, y dedicaran parte de sus cuantiosos beneficios a obras sociales y culturales del Reino Unido, su peculiar estilo y la belleza de sus hijas, les hizo ser inevitablemente populares, una cuestión que la corte no pudo mantener al margen, reconociendoles su generosidad, otorgándoles el título de Barón y Baronesa al matrimonio.


Si bien la comidilla del pueblo, siempre encuentra fantasías, y los rumores son una constante también. Se dice que Lady Sarah, después del regreso de su último viaje a la India, no suele aparecer en público tanto como antes, ha perdido el apetito, y pasa horas encerrada en sus habitaciones atiborrada de pastillas. Dicen que presa de un amor imposible. Al parecer Sarah, conoció a un joven perteneciente a la casta de los dalits, (parias, intocables) una clase tan baja que los hindúes los consideran poco menos que nada. Su familia al enterarse de los escarceos amorosos de su hija, la devolvió a Inglaterra y según se cuenta, el joven Ranjiv apareció asesinado, semanas después, en un callejón de Jaipur.


Por su parte Lady Ilona, madre de Wendy, divorciada, ejerce desde hace siete años, como profesora de filosofía en la prestigiosa y exclusiva escuela de Dartkw, al norte de Londres. Ilona no se libra tampoco de la rumorología popular, y se cuenta que es especialmente feliz, solamente cuándo está junto a la señorita Sthefanie O'keefe, compañera y jefa del Departamento al que ella pertenece.


Para terminar, ni la misma Baronesa Tricia Hoffmam escapa a las habladurías, y el rumor dice que paga las constantes ausencias de su marido -se le achacan varias jóvenes amantes- con largas sesiones del mejor Brandy, un "Gran Duque de Alba" especialmente importado de España. En más de una ocasión ha debido ser discretamente ingresada. Incluso se llegó a decir que estuvo algún tiempo en coma. Una asistenta no se separa de ella las veinticuatro horas del día.


A pesar de todo, de las apariencias y habladurías, la familia Hoffmam ejerce una especial influencia allí dónde va, y es tan admirada y adulada como odiada y envidiada.


Nadie sabe exactamente dónde está la verdad y todo forma parte del espectáculo.


Imagen original de autor no conocido, sobre la que se sustenta esta ficción y que ha sido ligeramente matizada.
A. Morales (c) 2010

7 comentarios:

  1. Una foto preciosa, creí que era un autorretrato de lady Sarah. No conocía esa historia de decadencia espiritual de la fotógrafa a causa de ese amor imposible, debió ser terrible.
    Su familia era aristocrática, así ella tenía tiempo y dinero para fotografiar a su antojo (vaya chollo. Estos pijos lo tienen todo más fácil que los demás, jejejejejej).
    Bueno, magnífico el tratamiento, como siempre. Besos monárquicos, por eso de que es día de Reyes, por nada más, claro está...

    ResponderEliminar
  2. Y por si fuera poco, fíjate que todas ellas están mirando a la derecha. Y es que hay cosas que son irremediables viniendo de la nobleza.
    Me ha gustado la foto retocada.
    Un abrazo, navegante.

    ResponderEliminar
  3. Y es que ni las "mejores" familias se libran del chismorreo... la foto? sublime... me encanta, sinceramente, me encanta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que bien ambientado está todo! Que buena eleccion de la prosa.

    felicitaciones de verdad, me llevó hasta allá. Lindo viaje.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Los viajes son más entrañables en compañía, así es que bienvenidos a este tren imaginario, en el que disponéis de un asiento privilegiado, siempre que os apetezca. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. me encanta esa foto, ese glamour ya no se ve hoy en día

    ResponderEliminar


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)