¿Que somos?.



Solemos pasar entre decenas, miles, junto a cientos de ejércitos de fantasmas, y lo hacemos con cierta gracia, sabemos desenvolvernos bien, y no nos importa en absoluto conocer a dónde va toda esa gente, ni cuales son sus aspiraciones ni mucho menos que les emociona. Son seres tan transparentes como nosotros, apenas un rastro de luz que se desvanecen en una cinta sin fin. Si alguien me preguntase ¿de donde venimos?, no tendría dudas, del metro sería mi respuesta. No hay cosa que se parezca mejor a las cadenas de producción industrial, que las entrañas del metro. Cintas portando seres de arriba abajo y viceversa en un devenir incesante, incomprensible, ausente, fugaces como estelas de luz.

La misma ausencia sobrevuela por carreteras, ascensores, teatros, restaurantes, parques, cementerios y tantos otros sitios.

Solo nos tenemos a nosotros mismos, nuestras sombras es lo más fiel que se conoce, y nuestro propio calor nos habla de si estamos vivos o muertos.

Cuándo observamos, vemos lo común de nuestras diferencias: la fragilidad, las dudas, las emociones, las limitaciones, y es entonces cuándo nos volvemos conscientes, y contemplamos en los demás algo de nuestras sombras y las de ellos mezcladas con las nuestras y en esos giros, efectos de los caprichos de la luz, y por instantes dejamos de ser simples halos de luz, para contener miradas, sonrisas, sueños, aspiraciones aunque fugaces como estrellas perdidas en el universo.

Y en todo este torbellino confuso, las escaleras mecánicas no dejan de transportar de un lado a otro a cientos de seres humanos, quizás fantasmas, tal vez oportunidades perdidas.

Fotografía: Adolfo Morales (c) Metro de Londres 2010.

5 comentarios:

  1. Es verdad, Adolfo.... parece que a veces parecemos fantasmas, ausentes unos de otros e incluso de nosotros mismos........Nada, nada que hay que "habitarse" que tenemos muchas música por escuchar, paseos que dar, tardes de pesca, caminatas por el monte....escaleras que subir y que bajar...Guay la música, artista!

    M.

    ResponderEliminar
  2. preciosa la fotografía..

    ya ves, cada uno metido en su micromundo, con miedo de asomar la cabeza, buscando un refugio en eso que llaman internet para poder hablar con desconocidos como nunca lo harías "ahí fuera"...

    y, sin embargo, a veces se cruzan las miradas..

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, sólo nos tenemos a nosotros mismos y nuestra propia sombra es nuestro mejor compañero, con éso hemos de vivir y hay que asumirlo de la mejor forma.
    Bueno, a mí si me preguntasen de donde vengo, nunca hubiese dicho del metro:))) entre otas cosas porque en Cáceres no hay (ni falta que nos hace:))))
    Besos "undeground"

    ResponderEliminar
  4. Saludos a los tres.
    Brisa, estoy de acuerdo con ese adjetivo “habitarse”, realmente nos sienta mejor que “parapetarse”. Habrá que intentarlo al menos.
    Beauséant, discrepo en parte, creo que ser como somos resultará inevitable, y que algún modo nuestras opiniones estarán salpicadas como ese otro yo de internet, pero esencialmente somos nosotros. Tal vez el medio propone un modo diferente de comunicarse y de encuentros como es nuestro caso y el de tantos otros, que nos dejaron su estela y su cariño.
    GiN, veo que captaste el ángulo irónico-cómico e incluso te hice sonreír. No me negarás, que no ha sido una ocurrencia magnifica, eso de decir que venimos del Metro. De sombra a sombra, encantado de verte por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Hola Adolfo:
    Las escaleras de metro más empinadas y rápidas que he visto en mi vida fueron las de Budapest. La duda que tengo es si lo de rápidas era producto del sistema comunista anterior o una consecuencia de la llegada al libre mercado. Lo de empinadas no hay duda, venían de la época de los soviets.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)