Desvarios, alucinaciones y otros efectos secundarios.






Para cuándo "regresó", sus últimos siete años se habían esfumado.

Él ya no estaba allí. No sabia muy bien si estaba dormida o despierta. Los bolsillos vueltos del revés y vacíos. El abrigo deshilachado y sucio. Un cartón de leche abierto y caducado de hacía un par de días. Un confortable colchón de cartón. Y el calor del fluir del metro.

De cómo llegó allí no acababa de entenderlo del todo bien, pensaba que se trata de un sueño, algún tipo de malévola alucinación. ¿Una broma de mal gusto o realmente estaba pasando?. ¿Que hacía de esa guisa tirada en un túnel del metro?.
Se miró las manos: sucias, agrietadas, las uñas rotas, alguna morada. Las medias de lana de un talla menos, hacían que el talón sobresaliera de un par de zapatos rematados con una especie de lazo de metal, de vete a saber quién.

La última vez que H.P.M. sostuvo una conversación racional fue hace siete años. Aquel día por alguna razón desconocida, sufrió una especie de alteración de la personalidad con accesos de esquizofrenia, poco después desapareció y hasta ayer que internase en observación del Hospital S.CH. de Boston, nada se sabia de su paradero.

Todo apunta a que una fuerte discusión con quien fuera su pareja, un tal J.W.F., provocase un súbito y descontrolado acceso de sangre en el cerebro, un conjunto de micro trombos que bombardearon el "Puente de Varolio", una protuberancia situada junto al cerebelo, que aloja una arteria llamada "basilar", y que dio origen a este estado.

Cuando desperto del letargo, no hacía más que pedir explicaciones a la gente que transitaba, preguntando quien era o que hacía allí. Los servicios médicos que la atendieron esta vez comprendieron que hablaban con una mujer lúcida aunque confusa. Finalmente fue trasladada al hospital en el que se encuentra en observación.
En sueños balbucea:
...no, no te marches, no me dejes así.. teníamos planes... no es justo....
*
Nadie sabe interpretar muy bien, las alteraciones emocionales que producen los sentimientos, ni nadie sabe muy bien donde se alojan estas sensaciones. En lo que todos están de acuerdo es en que unos y otros son meras coyunturas neuronales.


Narración y fotografía: A. Morales (C) 2010. Modelos: Antoine y Afrika
.

30 Enero 2010 * Tal día como hoy hace...

El grupo dio su última presentación pública en la azotea del edificio Apple el 30 de enero de 1969, todo un símbolo.  El tema "Let It Be" había sido calificado como no lanzable, las discrepancias y las prioridades entre unos y otros, provocaron lo inevitable.

Nada es para siempre, gracias a dios.
Get back, get back
Vuelve a dónde pertenece
Get back, get back
Vuelve a dónde pertenece
Vuelve Jojo
Vete a casa

Signos.





 "El gran libro de la        naturaleza está escrito con símbolos matemáticos"
Galileo Galilei

Fotografía: A. Morales (c) 2010. Modelos Afrika y Antoine





Sobre la seducción.





"Lo que seduce nunca suele estar donde se piensa."
*
Fotografía: A. Morales (c) 2010. Modelos: Afrika y Antoine.

Astilleros de Huelva. No podemos perderlo.





La crisis en el sector naval, se agudiza cuanto más al sur estás y cuanto más lejos de las esferas de influencia en el sector empresarial y político te  halles. 
Huelva, como viene siendo habitual, se queda desmarcada, y casi marginada en este debate.
Nosotros los Onubenses moralmente no debemos aceptar un trato desigual. Mantengamos activo nuestro "apoyo moral" a este conflicto. 

La Huelva marinera no puede dejar de ser naval.

 ¡Animo trabajadores, no cejéis en vuestras reivindicaciones¡


A. Morales (c) 2010


Washington Irving, visita los lugares colombinos.





Martes, 12 de agosto de 1828.

"Justo después de atardecer llegamos a Moguer. Esta pequeña ciudad, de momento aún conserva dicha categoría, está situada a una legua más o menos de Palos, de donde, según me han dicho, ha ido gradualmente absorbiendo o todos sus habitantes más importantes, de entre ellos a la familia de los Pinzones."
Imagen: A. Morales (C) 2008

El Progresismo y Zapatero.




HASTA AQUI HEMOS LLEGADO





Vamos a tener que ponernos serios con este asunto.  El declive  de Zapatero es más que evidente. Lo que se formuló como una esperanza, se ha resuelto en ineficacia, inoperancia, intolerancia, y sobre todo la ausencia total de talla  política como estadista, ya se revela como contraproducente en Europa. 


Podemos estar en términos globales que no absolutos, ante el Gobierno más gris y desafortunado de la Democracia.


Es una obviedad decir que Zapatero no aguantaría, pongamos por caso, una puesta en escena con Felipe González, es presumible, pero lo lamentable no es que no sea capaz de echarle siquiera un pulso, es que sabe que lo perdería. ¿Cuál será la herencia política de la generación Zapatero?.


Esta batalla la estamos perdiendo entre todos, afiliados o no, el progresismo se sustanció en la alternativa más plausible, la ofertada por el PSOE. El desgaste que produce gobernar sin caja, o sin soluciones mágicas, hacen que muchos comiencen a abrir los ojos, a cansarse de esperar.


Ser Progresista no pasa por tener que rendir pleitesía a Zapatero, en cambio ¿dónde están los críticos?, ¿hay críticos?, ¿esto es lo mejor que podemos esperar del PSOE?, ¿y las ideas?, ¿pero hay ideas, me refiero a las de calado, no a frases con efecto boomerang?.


En Andalucía, Griñán esta desaparecido. En Madrid los Ministros se preguntan, cuanto más durará esto. En Europa nos observan perplejos con las ocurrencias de José Luís.


Dicen que el peor momento de un político suele ser, cuando su gestión comienza a ser contestada. Es en este estado de ánimos, cuándo se suceden las decisiones más precipitadas, todo por un puñado de votos que lo perpetúen en el poder, y suele coincidir con el comienzo del cesarismo, cuando todos los plebeyos que temen ser arrastrados con el derrumbe, comienzan a halagarlo sin fin, tapando las fisuras que evidencian una estructura tocada.



Ahora es el momento de los críticos, de las alternativas, ellos son la solución, hay que abrir el debate. Reconozcámoslo, el experimento nos ha fallado.


Condenar el progresismo a la caída de Zapatero será un error, el progresismo debe decirle a Zapatero que ya pare, que deje de dar vueltas a la manivela, que no es el estadista que esperábamos, que no lo hizo del todo mal, pero que ahora debe ser autocrítico y que simplemente debería presentar su dimisión.


Necesitamos algo más que un político amable, inexperto, y con un punto de vanidad que no casa bien con el espíritu de los hombres y mujeres que creen en las soluciones de izquierdas.


Tal vez debería aplicarse la frase: 
Al gobernar aprendí a pasar de la ética de los principios a la ética de las responsabilidades.”  Felipe González Márquez.




El deshielo ha comenzado.

María en el país de ...




-¡De buena me he librado ! -dijo Alicia, bastante asustada por aquel cambio inesperado, pero muy contenta de verse sana y salva-. ¡Y ahora al jardín!
Y echó a correr hacia la puertecilla. Pero, ¡ay!, la puertecita volvía a estar cerrada y la llave de oro seguía como antes sobre la mesa de cristal. «¡Las cosas están peor que nunca!», pensó la pobre Alicia. «¡Porque nunca había sido tan pequeña como ahora, nunca! ¡Y declaro que la situación se está poniendo imposible!».
Mientras decía estas palabras, le resbaló un pie, y un segundo más tarde, ¡chap!, estaba hundida hasta el cuello en agua salada. Lo primero que se le ocurrió fue que se había caído de alguna manera en el mar. «Y en este caso podré volver a casa en tren», se dijo para sí… Sin embargo, pronto comprendió que estaba en el charco de lágrimas que había derramado cuando medía casi tres metros de estatura… -¡Ojalá no hubiera llorado tanto! -dijo Alicia, mientras nadaba a su alrededor, intentando encontrar la salida-. ¡Supongo que ahora recibiré el castigo y moriré ahogada en mis propias lágrimas! ¡Será de veras una cosa extraña! Pero todo es extraño hoy.
Ya era hora de salir de allí, pues la charca se iba llenando más y más de los pájaros y animales que habían caído en ella: había un pato y un dodo, un loro y un aguilucho y otras curiosas criaturas. Alicia abrió la marcha y todo el grupo nadó hacia la orilla.

Extracto del Capítulo II “El Charco de Lágrimas de ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS de Lewis Carroll.
*
Fotografía: A. Morales (c) 2009 * Modelo: María Luna.


Hotel Granada. Cap. 16

16


37 escalones y 7 descansillos hacen un total de 44 peldaños




Solía ser lo habitual, acceder al amplio portal de la finca dando un gran salto, superando así un primer rellano en el que se situaba el gran portón de madera. 

Entrar de este modo, de un salto, y caer en seco ya en el interior del gran portal, terminaba en un oscuro y seco gong.


La amplitud y altura de las paredes, hacían de caja de resonancia y el suelo de diapasón.

Una vez en su interior, treinta y siete escalones y siete descansillos, me separaban de mi “casa” –así la denominaré para referirme a ella, aunque carente de propiedad o título sobre la misma como ya explicaré- .

El primer tramo de escalera y más largo, no menos de 15 escalones, solía ser el de los retos, sobre todo al salir, es decir justamente en sentido inverso a lo que ahora trato de describir.  El reto consistía en llegar al piso del portal, saltando agarrado de la baranda, sin pisar los escalones, cuantos más, mejor, así unas veces cinco, otras seis y otras en el esplendor atlético jamás conocido podía llegar hasta 9, 10 y 11 escalones. Es lo más cercano que conozco a volar sin alas.

A la altura del tercer descansillo, se situaba la casa de nuestros caseros, el médico D. Daniel García Carbonell. Una enorme puerta oscura, sólida, bien tallada, de gran porte, aderezada con bronces: llamador, mirilla, cerradura, y cartel anunciador del titulo de médico para situar así a propios y extraños. 
  
Hasta este punto el barandal de hierro, presentaba una filigrana andaluza bien diseñada y acorde con el nivel social de la finca, que se remataba con un pasamanos de madera, que terminaba en forma de garra de animal en el extremo del primer tramo.

Leer más...




Crónicas de sociedad.





Una vez más, la distinguida y poderosa familia Hoffmam son el centro de todas las miradas en la velada náutica anual de Port Colvertown. Como viene siendo habitual, ocuparon el mirador privado que la familia dispone, en el selecto club náutico.


Acompañada por sus hijas lady Ilona, lady Sarah y su nieta Wendy, La Baronesa Tricia Hoffmam, disfrutó de una esplendida mañana, en la que resultó ganador el velero comandado por su marido el Barón August Hoffmam, cumpliéndo el objetivo de igualar con tres victorias consecutivas a su mayor oponente, el comandado por el Mariscal -ya retirado- Robert Stung.


Son como se sabe, un referente en la aristocrácia, por eso los Hoffmam no descuidan ningún detalle en la puesta en escena, y su habitual e impecable coordinación de tejidos, texturas y colores, les hacen ser objetivo de camerógrafos y la admiración tanto de damas como caballeros, siendo muy aclamada su presencia por allí por dónde pasan.


Desde que la familia se hiciera con los inmensos yacimientos petrolíferos del Mar del Norte, y dedicaran parte de sus cuantiosos beneficios a obras sociales y culturales del Reino Unido, su peculiar estilo y la belleza de sus hijas, les hizo ser inevitablemente populares, una cuestión que la corte no pudo mantener al margen, reconociendoles su generosidad, otorgándoles el título de Barón y Baronesa al matrimonio.


Si bien la comidilla del pueblo, siempre encuentra fantasías, y los rumores son una constante también. Se dice que Lady Sarah, después del regreso de su último viaje a la India, no suele aparecer en público tanto como antes, ha perdido el apetito, y pasa horas encerrada en sus habitaciones atiborrada de pastillas. Dicen que presa de un amor imposible. Al parecer Sarah, conoció a un joven perteneciente a la casta de los dalits, (parias, intocables) una clase tan baja que los hindúes los consideran poco menos que nada. Su familia al enterarse de los escarceos amorosos de su hija, la devolvió a Inglaterra y según se cuenta, el joven Ranjiv apareció asesinado, semanas después, en un callejón de Jaipur.


Por su parte Lady Ilona, madre de Wendy, divorciada, ejerce desde hace siete años, como profesora de filosofía en la prestigiosa y exclusiva escuela de Dartkw, al norte de Londres. Ilona no se libra tampoco de la rumorología popular, y se cuenta que es especialmente feliz, solamente cuándo está junto a la señorita Sthefanie O'keefe, compañera y jefa del Departamento al que ella pertenece.


Para terminar, ni la misma Baronesa Tricia Hoffmam escapa a las habladurías, y el rumor dice que paga las constantes ausencias de su marido -se le achacan varias jóvenes amantes- con largas sesiones del mejor Brandy, un "Gran Duque de Alba" especialmente importado de España. En más de una ocasión ha debido ser discretamente ingresada. Incluso se llegó a decir que estuvo algún tiempo en coma. Una asistenta no se separa de ella las veinticuatro horas del día.


A pesar de todo, de las apariencias y habladurías, la familia Hoffmam ejerce una especial influencia allí dónde va, y es tan admirada y adulada como odiada y envidiada.


Nadie sabe exactamente dónde está la verdad y todo forma parte del espectáculo.


Imagen original de autor no conocido, sobre la que se sustenta esta ficción y que ha sido ligeramente matizada.
A. Morales (c) 2010

Hotel Granada. Cap. 15

15


Del 20 de diciembre al 6 de enero.




El primer contacto con las fiestas de invierno (Navidad, Fin de año y Reyes) se produjo, cuando casi accidentalmente irrumpí en el comercio de la familia Pelayo, situado en la calle Plus Ultra, muy cerca de la Droguería de los Hermanos Borrero y frente por frente al edificio de la Telefónica.


El despertar a estos sentidos, se materializó a golpe de serrín, un ambiente cargado de micropartículas lo teñían de un perfume muy especial, un impacto arrebatador, casi un shock al contemplar, un complejo paisaje de montañas de corcho, musgo y docenas de figuras esparcidas estratégicamente. Un mundo fabuloso en miniatura.



Aquel enorme Belén engalanado "de aquella manera", sin orden ni concierto, agrupaba las familias de: pastores, animales, romanos, reyes, etc., en función de la situación de las vitrinas-almacén.


Así si en la zona de la derecha, se
situaban el castillo de Herodes, y sus guardianes, paralelamente en el mostrador de ese mismo ángulo, estarían docenas y docenas de estos artículos listos para la venta.


Unas figuras elaboradas con arcilla y dibujadas con todo lujo de detalles.


Fue como abrir un libro de cuentos y entrar entre sus hojas. Desde entonces, ya menos, las figuras han ejercido sobre mi, cierta influencia, llegadas las fechas.


La Navidad de aquellos años eran por definición familiares y sencillas.


La ciudad bombeaba su corazón al ritmo de las inclemencias propias del tiempo. .......




In My Life

In My Life (Beatles)

HAY LUGARES QUE RECORDARÉ TODA MI VIDA,
AUNQUE ALGUNOS HAYAN CAMBIADO,
UNOS PARA SIEMPRE, Y NO PARA BIEN
OTROS HAN DESAPARECIDO, OTROS PERMANECEN.
TODOS ESTOS LUGARES TUVIERON SU MOMENTO
CON AMANTES Y AMIGOS QUE AÚN RECUERDO.
ALGUNOS HAN MUERTO, OTROS ESTÁN VIVOS.
EN MI VIDA LOS HE AMADO A TODOS...


Fotografía: A. Morales (C) 2009


Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)