La caja mágica.

¿Desde cuándo ejerces de voyeur?, no, no se me indigne, y me responda con cierto dramatismo teatral, “yo jamás he sido un mirón”. Espere un poco, tratemos de analizarlo con cierto orden, y verá que tanto usted como yo, somos voyeurs, aunque como diría Jose Mari “en la intimidad”. 

La curiosidad es una característica común a todos los seres humanos, es algo natural. Observar lo que nos rodea, y ver que ocurre, hacernos preguntas y contemplar las diferencias que nos separan, es una cuestión de todos los días.

Los avispados comerciantes de principios del siglo XIX, idearon lo que denominaron CAJAS MÁGICAS, unos artilugios a modo de grandes cajas con ruedas que exponían de pueblo en pueblo, a cambio de unos céntimos, y que consistía en poder asomarse al interior a través de unas lentes, en las que contemplar imágenes de otros lugares, de otras personas. En esa deriva, aprendieron que lo que más aceptación tenía era ver a mujeres y finalmente a mujeres semidesnudas. Una obviedad propia de una sociedad comandada por adustos y distinguidos varones. El machismo está muy extendido la verdad.


Estos artilugios evolucionaron para convertirse en verdaderas cajas mágicas, en las que en vez de fotografías, podías contemplar través de unos ventanucos a cambio de algunas monedas más, a modelos esta vez en carne y hueso, como se dice por el sur, semidesnudas y en tiempo real. Los actuales Peep’s Show son la derrota de aquel romanticismo inicial, aunque tienen el mismo principio.

Seguirá preguntándose, ¿y que tiene que ver todo eso conmigo?. Pues verás, el fin de La Caja Mágica fue primero el Cine y más tarde la televisión y la industria de soportes afin. Estos sistemas nos permitieron contemplar a gran escala lo que antes era marginal y escaso. Desde el desove de la trucha común hasta la última porno en 3D. Y así nuestra curiosidad queda saciada, porque poder observar a otros en lo que sea, reporta cierta satisfacción, suele ser una escuela “de la vida” y a muchos de nosotros nos enseña trucos, alimenta sueños y fomenta otras divagaciones. El morbo tiene muchas caras sinceramente.

Ya sea la Caja Mágica, los Peep’s Show, el Cine o la Televisión, todos son un poco lo mismo, y ahora no me diga que jamás a tenido la curiosidad de mirar a través de la cerradura de la puerta para ver que ocurre allí dentro, en aquella habitación de hotel, en la casa de su vecino, o en aquel sitio que solo usted conoce. ¿Ni siquiera ha tenido el impulso?. 

Mire, esto de observar sin que te vean es tan común, que no merece la pena argumentar nada más, pero si usted me dice, que jamás le dio por ahí, quien soy yo para ponerlo en duda.

Imagen coloreada de autor desconocido * A. Morales.

1 comentario:

  1. Me has pillado. Soy un voyeur redomado aunque ahora más selectivo que antes. Antes me gustaba mirar por las rendijas de cualquier caja mágica real o inesperada pero es que ahora ya no tengo tanta paciencia y abro las cajas por el techo. Se gana ángulo de visión y si no te gusta lo que hay pues a por otra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)