Deje de mirarme. (Editado el 15.01.2011)


¿Que es lo que quiere?, deje de mirarme de una vez.

Aquel perverso día, fui inesperadamente sorprendido por mi colega Williamson, que se hacía acompañar por un joven fotógrafo, un tipo realmente extraño, taciturno y excéntrico que no dejaba de curiosear todos los rincones.

Ambos agazapados entre los cortinajes, estuvieron capturando imágenes de los miembros de la Order of the Golden Daw, algo prohibido por más señas, aunque en aquella ocasión, contó inusualmente con las bendiciones de Sir John Graunnt, ocasionalmente presidente en funciones.  

Fui sustraído de mi plácida y habitual tarde de lectura, entre paisajes de Turner, en mi sillón preferido de la sala B, acompañado de un selecto brandy de cerezas de las bodegas Kuyper, embebido en aquel trabajo que lograba conciliar perfectamente, los símbolos egipcios con la adaptación que hicieron después los primeros cristianos. Un modelo de usurpación inteligentemente bien adaptado, casi maquiavélico añadiría.

Después la Orden trasladó a sus paredes aquellos retratos, y mucho tiempo después, tras los bombardeos alemanes, el inmueble que se vio gravemente afectado, terminó siendo derribado y todos sus enseres desaparecieron. Todos menos este retrato, que cuelga de las paredes del anticuario Balthasar Appleby, situado justo detrás de la caja registradora, del que inevitablemente todo visitante queda absorto hurgando en mi mirada. 

Lo curioso del caso es que yo, inexplicablemente puedo verles también a ustedes, y créame no soporto que me miren a los ojos más allá de unos pocos segundos, y si acepta un consejo, cambie de peinado, además de cómico resulta ridículo y usted señorita arréglese un poco, así desaliñada y extremadamente doméstica resulta sinceramente, esperpéntica. Definitivamente está usted en manos de la cosmética. 

¿Lo ha entendido ahora?, ¿quiere otro consejo?, pues entonces,
¡¡deje de mirarme¡¡.


Fotografía de autor desconocido (restaurada ligeramente), 
para la Serie “Lo que cuentan las fotografías”.
Edición de A. Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)