HOTEL GRANADA


Hoy, tengo el honor de presentaros el prólogo de este proyecto de libro que algunos ya conocéis, a través de las diversas publicaciones en el blog o porque habéis tenido la curiosidad de bucear entre sus capítulos más o menos estructurados, en lo que barrunta ser el texto definitivo, a falta de una última revisión que dejo para este año 2012. Ya sabéis que nace sin pretensiones, pero que aún así, han sido muchas las sorpresas que me habéis dado con vuestros comentarios,interés y afecto. 

La red propició que Bartolomé Quintero, se cruzara con el blog y con esta historia y de la mútua simpatia por el proyecto, le pedí que fuera él quien escribiera la introducción, para que lectores accidentales pudieran sopesar, si ellos también encuentran sugerente la historia y se atreven a navegar entre sus páginas.

Gracias Bartolomé.

*
PROLOGO 
No lo puedo evitar, el salto captado por Cartier-Bresson me trae a la memoria un partido de fútbol entre el Indauchu y el Caudal. De hecho, casi todos los charcos de agua de lluvia en una tarde gris me recuerdan el sonido de la radio que ponía fin a aquellos domingos, detallando los resultados de la segunda división (zona norte). Para un niño del sur, "Indauchu" y "Caudal" eran otras perplejidades más de la vida.

Así trabaja la memoria: con retazos de imágenes, sonidos de partido de fútbol entre equipos de nombres imposibles o con el proustiano sabor del bizcocho.

Adolfo es un recreador de la imagen. Quien conozca su amplia colección fotográfica no le extrañará esta afirmación, pero es que Adolfo recrea también la imagen con la palabra. Sugiere, capta, perfila, ajusta los tonos y enciende el contraste para que el lector se sorprenda con una descripción reconocible y auténtica. En "Hotel Granada" usa, como no podía ser de otra forma, una evocadora e infinita gamas de grises, azules y sepias.

Hace algunos años "Hotel Granada" era sólo una sucesión de entradas en un blog con el título general: "Huelva, posiblemente en la primavera de 1966". Un año especialmente curioso porque coincidieron la bomba de Palomares y la ley de prensa, como trasunto de la imposibilidad de una información creíble en las coordenadas del pensamiento único. Pero, volviendo a "Hotel Granada", añadiré que fue la casualidad la que me hizo topar con el blog de Adolfo, con sus fotografías y sus textos. La primera lectura me sorprendió. Lo que aquél texto transmitía era (es) una instantánea -con unos tonos precisos y una justa dosis de melancolía- en donde aparecía un coro de atrabiliarios personajes (los tontos) en el encuadre de un paisaje conocido, la Huelva de mi juventud. Sin duda el azar había dado sus frutos. La conocida historia de que una pequeña variación en las condiciones locales -el paseo de mis dedos por el teclado- derivaron en una confabulación de alas de mariposas y caos. Así se abrieron las puertas a las palabras que me hubiera gustado escribir y no escribí nunca.

Más allá de la legítima melancolía de un niño -que posó los ojos sobre las mismas sombras y las mismas luces- el lector encontrará una acertada mezcla de peripecia personal, entorno y referencias temporales que dan vida a "Hotel Granada". Allí le esperan las carteleras colgadas en cualquier esquina de la España del NO-DO, los altramuces y las pipas de calabaza, los juegos en las plazas de cualquier rincón de Andalucía, en unos años en los que el desarrollismo apenas concedía a las rodillas otro derecho que la genuflexión. Están allí también los colegios y los alumnos de todos los países que han pasado por periodos de adoctrinamiento colectivo. Y la sociedad egoísta, puritana e hipócrita escrutada por los ojos inmensamente abiertos de un niño. No falta, por supuesto, el sabor a poso del café, a religión, incienso y pan bendito. Y las vueltas que da la vida. Como una peonza, como un trompo, un permanente carrusel de acontecimientos que se guían por el método de ensayo-error. Y una evolución íntima marcada por el amor, y el desamor. La crónica eterna en cualquier lugar del mundo.  

Esto es lo que hay. Imágenes de un creador de imágenes. Imágenes que proceden de un tiempo y de un lugar pero que hablan de ámbitos y voces diseminadas en todos los sitios. No conozco personalmente a Adolfo. Sólo sé de su obra. Nos separan unos años y nuestras vivencias personales durante la niñez no coincidieron en el tiempo. Y esto es lo curioso del asunto, nuestra historia personal durante la niñez es, en algunos casos, tan próxima que casi invita a especular con una posible broma del azar. Él me ha sugerido que les reciba a la puerta de sus relatos y yo he aceptado encantado. Por favor, amigo lector, pase y vea.

Prof. Bartolomé Quintero
Dpto. Química Física
Facultad de Farmacia.
Universidad de Granada.

2 comentarios:

  1. creador de imágenes y tejedor de historias, no se puede pedir mucho más :)

    enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Saludos Beauséant, sin lugar a dudas, Bartolomé Quintero ha sido enormemente generoso aplicandome esos adjetivos. Lo importante en cualquier caso es la conexión que entre él y yo a través de esos capítulos se ha producido. Ya te echaba de menos por aquí.Saludos.

    ResponderEliminar


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)