Rock and Rol

Dos amigos se reencontraron por la calle, y uno le preguntó al otro, "que ¿cómo vas de frustraciones?", y este le contestó " francamente cuándo me miro por las mañanas al espejo apenas logro reconocerme". 


Esa es la cuestión. Nuestra sociedad, ha ido estableciendo a lo largo de la historia de supervivencia que la hace valer, una serie de restricciones: unas veces morales, otras de carácter ético y otras normas socialmente adaptadas que nos moldean, nos limitan o sencillamente nos frustran con carácter general. Así resulta que el papel que desarrollamos en nuestro escenario social, va impregnado de tantas contramedidas, inhibiciones y falsedades que parecemos actores de la mejor obra de teatro al uso.

¿Cuanta gente conoces que digan, actúen, opinen o simplemente vistan del modo que realmente les gustaría?, muy pocos, casi nadie se comporta como le apetecería. Todo está mediatizado, controlado, es una negociación constante para ser uno más de la cabaña, compartir los bienes de la generosa tierra y pasar desapercibido, granjeando en este acuerdo tácito que no nos faltará de nada. Todo a cambio de reprimir o esconder el verdadero yo que vive dentro de cada uno de nosotros.

Frecuentemente cuándo me cruzo con alguien especialmente sensible, un creativo de cualquier género, y tengo la oportunidad de observar al hombre que habla frente al hombre que escribe, compone o crea, se me ocurre que la distancia entre la cascara y la semilla son dramáticamente distantes, y por tanto la frustración de parecer lo que no se es, concluyente.


Del mismo modo, el comportamiento humano en lo esencial corre el mismo paralelismo. Cuándo dos personas se conocen y sienten cierta sensación de proximidad, ninguno  de los dos es capaz de romper el hechizo y mostrarse abiertamente, muy al contrario se abre toda una suerte de complejos giros, en los que unos y otros, tratan de "descubrir" si eso que presumen, es real o una mera sugestión, y de un modo gestual, palabra a palabra, en lo que comúnmente reconocemos en llamar "cortejo", se va desbrozando el camino para tratar de llegar al punto critico en el que la comunicación es clara y directa.

Todo lo anterior también trata de proteger la frustración de verse vulnerable, de sucumbir al desprecio de no verse aceptado. 

Así es como vamos, aparentando lo que no somos, alimentando roles, manteniendo en un segundo plano al verdadero yo que sueña todas las noches con ser él mismo, en un mundo en el que fuera posible, declamar libremente aquello que le hace ser excepcionalmente único, justo lo contrario de lo que terminamos siendo. 

Es posible que prevalezca entre todos el espíritu de supervivencia, que sea lo que determina la naturaleza animal del ser humano, que como seres vivos que somos, se anteponga a cualquier otro discurso. Es probable que así sea, aún aceptando que deba ser de este modo, no deja de ser frustrante que no seamos capaces de parar la corte de aduladores-animadores de la norma, la moral, la parafilosofía o la ética de los social que peldaño a peldaño, han construido barreras que a veces cuestan superar para poder mirar a los ojos de otros, sin necesitar más artilugios.

Dos amigos compartían una tarde junto a otros colegas, uno de ellos observó como otro del grupo, parecía ausente, ajeno, distraído, y le pregunto en que pensaba, este le correspondió sonriendo a la vez que le decía "en cosas mías", sin añadir nada más. 

En el fondo, todos somos unos solitarios que compartimos copa, cama y prensa entre otras cosas.
Es probable que la insurrección sea una buena medicina.


Rock and rol, podría interpretarse como la "intensidad del papel", nada que ver con el otro roll.
 Fotografías: A. Morales (C) 2012

3 comentarios:

  1. No es fácil desnudar el interior ante otra persona, uno se acaba sintiendo demasiado expuesto y con miedo de que en algún momento esa confidencia tan personal acabe siendo utilizada contra uno mismo… Todos guardamos secretos, de muchos de ellos ni siquiera somos conscientes. Y todos tenemos varias máscaras superpuestas, la fachada exterior es la primera de ellas, lo bonito es conseguir que la otra persona se vaya despojando poco a poco de cada una hasta ir mostrándonos la que se corresponde con su verdadero rostro y aún así, nunca sabríamos a ciencia cierta si ya no queda ninguna máscara más que retirar… Es hermoso ir descubriendo a una persona, aunque se vaya rompiendo el misterio… Un abrazo, señor fotógrafo.

    Eva Castro

    ResponderEliminar
  2. Hola Fito,
    tienes razón en muchas cosas, aunque creo lo esencial e importante lo mostramos, aunque a veces no nos guste.
    Un besazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. quizás nos sintamos más protegidos cuando no destacamos, cuando podemos reírnos y criticar a aquellos que se apartaron del camino recto y fracasaron o tuvieron que volver.. quizás sólo sea una cuestión de mezquindad y miedo a partes iguales.

    o, como decía ortega, es que, en el fondo, nos encanta ser masa, no individuos.

    ResponderEliminar

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)