Ponte en mi lugar.

¿Que fue de aquella ventaja de ser funcionario?, aquel latiguillo tan común de pertenecer a un grupo en el que una vez dentro era casi imposible salir, fueses un buen o un mal empleado público. Aquello se esgrimía como uno de los pilares que sustentaban la opción de elegir al propio estado como empresa, además de que muchos de aquellos empleos tenían un único y singular patrón, al asumir de modo mayoritario los ámbitos de la Educación, la Sanidad, Justicia, etc... y no cabían muchas más alternativas o de existir se contaban con los dedos de una mano. 

Fue durante muchos años y al amparo de aquella sociedad del bienestar que el tiempo nos descubrió que no eran más que estructuras parecidas a la originalidad que podamos encontrar en los bazares de chinos, una pura y cutre realidad, una mala imitación de otros mundos cercanos pero sujetos a realidades bien distintas.

¿Quién se comió el queso?, y ¿dónde están ahora aquellos magníficos líderes que no dejaron durante años de hacer nada que fuese robusto, transparente y libre de cargas?, ¿dónde están y como son capaces de seguir pisando esta tierra ibérica?. Aún siguen siendo padres de la patria, nuestra conciencia social ¿y que hay del cash, dónde terminó entre tanta enseñanza demagógica?. Todos conocemos como se ha gastado el dinero, el vuestro como funcionarios y el de ambos como simples ciudadanos contribuyentes, y nos acostumbramos al escándalo, casi no molestaba era una especie de anécdota obligada, facilona, ser conocedor cuando no comentador de la ocurrencia, fechoría o disparate del político de turno. Cuanta estupidez la nuestra, esa bola la tuvimos que parar hace mucho tiempo.

Veamos, aquí no se libra nadie ni nosotros mismos que sin querer pretenderlo fuimos coartada de la desfachatez política. Ni sindicatos que solo sonreían a Zapatero (por citar solamente al anterior Presidente al que hoy no saludan ni en su barrio) y que no tenían ningún problema salvo hacer agendas, relojes o marketing de barriada, ausentes de reivindicaciones, solo las horas sindicales parecían ser lo más importante. Ni líderes o aspirantes a líderes que durante años estuvieron enzarzados en ver quien conseguía un miserable voto más. Ni nosotros mismos, que no fuimos capaces de decir a más de un colega, "eso es una holgazanería que no nos podemos permitir, que tarde o temprano nos manchará las manos y con ello la credibilidad". Y hoy, sabiéndonos pobres de repulsión, sin nada en la caja, vacías las alacenas, cuándo ahora hay que sumar desde cero y comenzamos a rascar de dónde no hay, el sistema se revuelve y descubre que haciendo perder poder adquisitivo hasta límites jamás conocidos a la legión de funcionarios de esta piel de toro, podrá con ello sujetar esta casa que se cae a pedazos. El patrón no negocia, sencillamente impone con la misma contundencia que mantiene el empleo, guste o no guste. La cuestión no es la aceptación o no de esa decisión, cuándo no eres un afectado las cosas no se ven del mismo modo. La cuestión no es si debemos entenderla como una decisión acertada. La cuestión es si la estructura administrativa, burocrática y política del Estado en su totalidad ha crujido del mismo modo, si la substanciación podría haber sido otra. 

Llegados a este punto, en el que la clase política, una vez terminan las elecciones se vuelven más una casta que otra cosa, que cuándo todo el piso se derrumba aparece impasible, ajeno, una colección de intocables, es cuándo te das cuenta una vez más que no tenemos lo que nos merecemos, la credibilidad comienza por uno mismo, y en las actuales circunstancias se debería inexcusablemente revisar la organización y prebendas de esta corte de civiles. Asuntos como el Senado, número de parlamentarios nacionales, organización autonómica, diputaciones provinciales, empresas públicas, choferes, secretarias, etc, que no dejan de ser a estas alturas cuestiones menores, deberían sufrir el mismo repaso y ventilarlas lo antes posible, es decir hacer cash que es lo que necesitamos, total para lo que sirven, no deberíamos sostener a esta pandilla de nefastos y falsos iluminatis, que solo han gastado hasta la saciedad, en provecho propio, olvidando principios, estatutos y teorías de toda clase y condición, habiendo sido cómplices con financieros, banqueros y empresarios de medio pelo. Todos los colores tienen quien les ponga colorados. Todos los colores sin justificación de ninguna clase. 

El drama de nuestra realidad es que se perdió gran parte del crédito de la izquierda, por eso la sociedad está fría, apelmazada, sin saber cómo reaccionar, aletargada. Tal vez hemos sido testigos de demasiadas justificaciones injustificables.

En otras circunstancias, la calle sería un clamor colectivo, hoy ese clamor lo rellenamos de números arbitrarios, rotulos y banderas gigantes para hacer bulto,  es un clamor por sectores, la solidaridad entre pares. Nos queda por construir una sociedad que se asiente sobre bases confiables y comunes, sin mordazas filosóficas ni morales y eso nos va a costar más de una generación.

Por cierto, en las pasadas Elecciones Generales de 2011, en el tan discutido Senado, se produjo una abstención de tan solo el 28,83%, es decir prácticamente uno de cada cuatro votantes. Espero que ahora, ninguno de esos otros tres que si votaron se queje de la estructura administrativa.

Ponte en mi lugar. Solo de pensarlo da escalofríos. La pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios, tan drástica, tan contundente, tan injusta, no te deja impasible y más cuándo antes se podría, SE DEBERÍAN liquidar otras parcelas que de todas todas son injustificables e insostenibles. Por si solas tal vez no lograrían atenuar el impacto económico buscado, pero paliaría y moralmente llenaría de argumentos las impopulares medidas tomadas.  Aún estamos a tiempo y si no lo hacen Vds., el tiempo nos hará encargarnos a nosotros. No existen cretinos que duren cien años, ni paciencia que los soporte.

*


5 comentarios:

  1. Se han dicho y escrito taaaantas cosas de l@s funcionari@s que a partir de ahora yo funcionaria voy a hacer alarde de mi condición (antes era un término peyorativo)y lo voy a hacer porque "gracias" a mí como parte, se salvará el país de la crisis en 2015 (jajaja) y me gustaría que cada vez que un médico salve vidas o nos las cure, que un bombero nos apague el fuego o un maest@ enseñe y cuide a nuestr@s hij@s se diga antes: el funcionario médico, el funcionario bombero, el funcionario maestro etc...Creo que se eliminaría el concepto de funcionario de Larra "venga usted mañana"
    Fdo una funcionaria maestra recortada hasta lo imposible

    ResponderEliminar
  2. Jodía un funcionario es un empleado de la administración, no un término peyorativo que muy digno que es.

    ResponderEliminar
  3. nuestro problema, supongo, es que, en el fondo, somos asquerosamente complacientes. Aquí los dictadores se nos mueren la cama, y cambiamos el mundo votando cada cuatro años. Nunca nos hemos planteado nuestras señas de identidad, y hemos aceptado como buena esa transición que nos vendieron como modélico por más que no era más que un sucio pacto de silencio.

    Hemos convierto España en el sucio negocio de quince familias y, en definitiva, somos el sueño de cualquier dictador, y ya no tenemos remedio, ni como país ni como sociedad.

    sólo nos queda elegir entre coger palomitas para ver el final o afilar los cuchillos e intentar llevarnos por delante todo lo que podamos...

    ResponderEliminar
  4. No estoy de acuerdo B. Esta España la hacemos entre todos, todos los días, todos tenemos algo de lo que alegrarnos y algo por lo que cerrar el pico. Pero seguimos siendo un sistema, mejorable y en esa tarea debemos estar. Sacar navajas o afilar cuchillos no sirve para nada.

    ResponderEliminar

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)