El Martillo de las Brujas.




No hace mucho volví a cruzarme con aquella mujer de nuevo agitada y confusa, ensimismada, ausente, diría que huidiza. En otra ocasión, me parecía que bailase con alguna especie de fantasma al compás de aquellas viejas melodías, del tipo Makin' Whoopee ahora remasterizada para el dulce timbre de Rachael Macfarlane o de aquellas orquestas de evasión de laCuba anterior a la revolución. La primera vez que deparé en aquel rostro, fue bajos los arcos de los soportales de la Biblioteca de la Fundación Giorgio Cini, en San Giorgio Maggiore, una de las pequeñas islas de Venecia, iluminados por la tenue luz de un viejo farol. Fugazmente aquellos pequeños ojos negros y su piel casi marmórea no tuvieron más salida que fijarse en mi, y dedicarme una tímida sonrisa y un sutil “disculpe” al bloquearme accidentalmente el acceso al tiempo que ella se disponía a salir. Me fascinó su belleza cristalina tanto como su espectral silueta, y cómo se perdió en la oscuridad del mismo modo que sus tacones dejaron de golpear el húmedo pavimento en busca de algún vaporetto de última hora, sencillamente se desvaneció.

En aquel instante, poco más pude percibir, además del título de un viejo ejemplar que abrazaba con su mano izquierda, amortiguándolo con delicada protección sobre su pecho, “El Martillo de las Brujas”. Más adelante mi perplejidad quiso saber algo más de aquella aparición espectral y la indagación me hizo descubrir que aquel ejemplar, se trataba ni más ni menos de una de las escasas copias de la edición original de 1874, si bien aparentemente exponía bajo la aireada observancia de la radical inquisición germana, todo tipo de técnicas opresivas para acabar con las supuestas brujas, algunos entendidos creyeron descubrir una segunda lectura, un códice secreto, descifrándose así una joya de las disciplinas medievales del ocultismo, que hacían de la alquimia y la cábala el eje de su prolijo fundamento y que desencadenó gran aturdimiento en la conservadora Europa al conocerse que era uno de los libros secretos de las logias que florecían en el viejo continente, al decirse que rebelaban principios que se creían perdidos, incluso se debatía sobre la autoría real del manuscrito del que nunca se llegó a conocer su verdadero origen, disfrutando toda clase de especulaciones a cual más tenebrosa. Con las sucesivas guerras prácticamente todos los ejemplares desaparecieron. Se dijo que uno de aquellos escasos volúmenes formaron parte de la lectura de cama del neurótico comandante de las SS Heinrich Himmler. La porteadora sin duda contaba con la suficiente confianza como para que la Fundación la hiciera depositaria de aquel exclusivo ejemplar por razones que entonces desconocía...


No hay comentarios:

Publicar un comentario


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)