Exposición "Lo de Marga", Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez.

Ayer día 12, la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Moguer (Huelva), inauguró la exposición "Lo de Marga".  Mi experiencia hacia este personaje, nace de una visita a la Casa Museo de Moguer, en la que de la mano de la guía de turno, recorrí las salas y observé algunos ornamentos personales, incluso creo haber percibido como si de transparencias se tratasen, a los imaginados personajes transitando por aquel escenario tan exclusivo y especial. El entusiasmo de la voz en off que te sugiere y explica perfumaron aquellos escalones. En ese pasear descubrí a Marga, la escultora, la mujer enamorada, la suicida y de aquel entonces, extraigo esta entrada fechada el 4 de Octubre de 2010. Este fue mi encuentro. A todas luces muy recomedable además de rendir este reconocimiento, reconfortante presentir la intensidad a la que los personajes sucumbieron.

Link FUNDACIÓN ZENOBIA-JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Fui buscando a J.Ramón (como firmaba en sus comienzos) y me encontré con Marga Gil Roësset, y después con sus otras mujeres: Blanca Hernandez-Pinzón, Susana Almonte y Carmen Rasco, "las moguereñas", las francesas: Jeanne Roussié y Francina a las que el poeta dedicó sus versos más encendidos: "Tu sexo negro, suave como un pulmón de pájaro", o " cuando te levantaba las faldas perfumadas", después vendría el sanatorio del Rosario y allí las tres novicias: Pilar Ruberte, Filomena y Amalia Murillo, de todas ellas sería Pilar la que más pasión convocó en su pluma, así dice evocándola: " Desde el primer día me pareció un mármol de museo, ablandado y calentado por mi", o " Deshojábamos nuestros cuerpos ardientes", sin embargo, la Hermana Amalia sería trasladada ante el escándalo y él, expulsado del sanatorio, la seguiría Louise Grimm, una de esas mujeres "altas,finas, un poco mustias" y finalmente Zenobia, su amor definitivo. Pero hubo otra, que quedó discretamente al margen.

Fui buscando al hombre y allí estaba, entrelineas, en sobres cerrados.

Marga Gil Roësset quedó postergada, oculta, tapada del anecdotario humano, casi mundano del Juan Ramón, casi silenciada. 

Marga llego a Juan Ramón a través de Tagore, es decir de la mano de Zenobia, por entonces la traductora al castellano de su obra.


Implacable al desanimo y en silencio, emerge, y reivindica desde la pasión que la contuvo y que la hizo naufragar, su amor y su desdicha por el poeta, por quien terminó suicidándose la mañana del 28 de Julio de 1932, de un tiro.

En su diario escribiría: "Y es que, ya no quiero vivir sin ti, no... ya no puedo vivir sin ti, tú, como sí puedes vivir sin mí, debes vivir sin mí.... como sobro, lo mejor es irme, y como sin ti, es que ni quiero, ni me importa nada, lo mejor es morirme".

Marga, escultora de gran proyección, de bellísima porte y elegancia, estaba por aquellos días trabajando en un busto de Zenobia, un trabajo inconcluso. La misma mañana, destruyó en su estudio casi toda su obra.

El periódico LA LIBERTAD se haría eco de la noticia en la edición del día 30 de Julio.

Marga contaba 24 años y Juan Ramón 50.

Tal vez, esta y esas otras pasiones que hablan de un Juan Ramón apasionado, libertino, enamoradizo, no hacen más que amparar al hombre que escribe. ¿Acaso  el poeta puede dejar de ser hombre?.

En un sobre cerrado, encontrado en su casa de Puerto Rico, con el epígrafe "Lo de Marga", el poeta tras su muerte, en agosto de 1932 escribiría diversos poemas y versos sueltos: "Tu sufrimiento, muerta tú, se ha quedado expandido sobre mi, como el rojo del sol, después de puesto, por la tarde. Sentimiento sordo, profundo, concentrado, inmenso...." y esta extensa descripción:


MARGA (GIL ROËSSET) 
Yo me había imaginado que Marga era rubia, como Consuelo su hermana mayor; y creí entreverla así en la penumbra carminienta de un palco, una mañana de concierto. Aquella tarde Marga era, y era morena pálida, de verdoso alabastro, con ojos hermosos grises, y pelo liso castaño. Sentada tenía una actitud de enerjía, brazos musculosos, morenos, heridos siempre de su oficio duro. Y al mismo tiempo ¡tan frágil! Llevaba el alma fuera, el cuerpo dentro. Le dije al momento: "Amarga. Persa. Fuerte, viril". 
En su arte, escultura, pintura, también estaba siendo oriental. Una desvelada imajinación una fantasía sinuosa y delicada, enfondada en ritmo redondo, misticismo sensual. Con una gran personalidad enmedio, centro, médula, eje. A los 24 años se libraba ya de los fatales de la escultura máxima actual: Mestrovic, Einstein, Rosandich, Fiori. Iba a ella, se atraía a sí misma como un imán. 
Al momento quiso hacer las cabezas de mi mujer y mía. Empezó la de mi mujer. Un hallazgo desde el primer instante, una primera distribución maestra, después un sentimiento natural y sobrenatural a la vez, sacado del fondo, sin otra estilización que la necesaria. Mi mujer le dijo que parecía que la estaba haciendo brotar, como una fuente, de la tierra. Soltada la piel anterior. Evolucionaba, estaba en la naturaleza penúltima. Iba sin duda a lo perene. Nuestras cabezas (no hizo más que una, tenía prisa), estaban siendo ¡quién lo hubiera sabido! el ensayo para su estraordinaria escultura yacente, resucitada. 
Venía contenta, nueva, salida de sus nubes. Nos traía jenerosa el regalo de cada día, de cada mediodía, de cada hora: rosas, libros, frutas, papeles, cintas de colores, Sin duda se encontraba a gusto trabajando con nosotros, trabajadores como ella. Era un ejemplo de vitalidad exaltada, de voluntad constante, de capricho enérjico. Trabajaba hora tras hora sin descanso, de pié, con dolor físico, cabeza, hígado, muelas. Se deshacía las manos, se caía, se hería. Manchada de yeso, punteados, los ojos de piedra cobraban una belleza ácida, una expresión injente. Se iba ya de noche, corriendo. Siempre corriendo, entrando, saliendo, cargada de cosas, subiendo, bajando. Dormía poco, abandonaba el comer. Café, té, vida abreviada. No le importaba seguramente vivir. Una estoica. 
Habíamos llegado a las Rozas a las 9 y 1/2, después de buscarla en vano por Madrid. Estaba en la mesa de operaciones de la Clínica de Urjencia Omnia. Un tiro en la cabeza, con la belleza no destrozada, descompuesta. Su mano estaba caliente, latía su pulso. Sangre a borbotones por la boca, la frente vendada de gasa. Una mirada ancha dilatada, salida, pero ¿sin ver?
 con algunos cipreses. Fue llevada en hombros en su caja blanca llena de rosas. El forense le hizo una autopsia de hora y media y cuando salió llevaba el zapato de lona con sangre de Marga. Pasaban trenes por un lado, coches por otro. La fosa tenía tres metros de honda. A las 8 le echaron la primera tierra, con un ocaso amarillo miel tras el Guadarrama morado. 

Si pensaste al morir que ibas a ser bien recordada, no te equivocaste, Marga. Acaso te recordaremos pocos, pero nuestro recuerdo te será fiel y firme. No te olvidaremos, no te olvidaré nunca. Que hayas encontrado bajo la tierra el descanso y el sueño, el gusto que no encontraste sobre la tierra. Descansa en paz, en la paz que no supimos darte, Marga bien querida. 


Juan Ramón Jiménez 


De: Españoles de tres mundos y A B C literario de 14 de noviembre de 1997, más completa que la primera ya que, Francisco Hernández Pinzón, suprimió de dicha edición los tres últimos párrafos, para no herir a la familia de Marga y, posteriormente, su hija Carmen, los entregó al Diario ABC.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)