Sisinio y sus mañanas.




Aquella mañana, como cualquier otra Sisinio paseaba por la ciudad, aunque siempre terminase cerca del río aspirando el limpio olor a marisma y lodo que le nacía de tan adentro, y al tiempo se cruzaba con el ritmo de la ciudad que bombeaba en cualquier dirección. Como tantas otras veces, allí en medio del puente plácidamente estaba su nuevo amigo José, un ex ferroviario setentón que descubrió en el Hogar del Pensionista. José no renunciaba una o dos veces por semana a echar las cañas por el placer de sentir la picada. Unos más y otros menos, Sisinio y José recordaban días olvidados escritos en viejos papeles ya amarillos y deteriorados. A nadie importaba aquellas aventuras exceptuandolos a ellos, pero sus fines terapéuticos eran asombrosos, y rebuscar en la memoria era encontrar trozos que terminaban conectados formando una sola identidad aunque no lo fuesen, y esbozar una sonrisa a la vista de aquellos paisajes era tonificante. Sisinio y José al observar ese trasiego de almas discurriendo de un lado para otro se preguntaban en un gesto de complicidad como un latiguillo ¿dónde irán?, cerraban instintivamente los ojos y continuaban su charla.

Fotografías: A. Morales (c)

4 comentarios:

  1. Nunca se sabe donde puede surgir una amistad especial, a veces aparece en un lugar totalmente impredecible, en ese sitio al que uno acude por casualidad, o de modo premeditado, sí, pero en absoluto con la idea de llegar a conectar así con alguien. Eso hace del encuentro un regalo extraordinario y duradero...

    Biquiños

    Eva C.

    ResponderEliminar
  2. No es la norma, pero si tiene una frecuencia compleja, la presencia de la casualidad tanto en las relaciones humanas como en los avances de la ciencia. ¿Será la casualidad algo realmente casual?. En tu caso Eva, el "encuentro" fue tal y como tú dices y de momento extraordinario, jejeje, ale saludos gallega.

    ResponderEliminar
  3. si algo me da pena en las grandes ciudades es la cantidad de ancianos que parecen estar completamente solos, buscando alguien con quien pararse o jodidos por no tener quién les ayude cuando tienen un problema en casa. Me gustaría pensar que hay sitios más amables, ciudades con otro ritmo donde esas cosas no sean tan difíciles...

    ResponderEliminar
  4. Pues B tienes razón, aunque creo que somos nosotros mismos los que provocamos esa sensación, somos sencillamente unos cretinos.

    ResponderEliminar

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)