Un hotel en la costa. (Reedición)

Los veranos tienen eso de festivo que invitan a dar riendas sueltas a la aventura o al atrevimiento más inusual. Tal vez sea motivado por el calor, la escasez de ropa o la predisposición que el ambiente lúdico-festivo sugiere.

Lo cierto es, debo confesar, que actué maliciosamente: con el sigilo, la destreza y la paciencia de un ladrón, esperando la mejor oportunidad, el hueco en el espacio temporal que te hace parecer invisible. 

Me explicaré. En aquellos ociosos días, trabajaba de ayudante en el hotel de mi tío Sebastián, en playa de Vau, al sur de Portugal. Era un modo de pasar el verano y de ganar algo de dinero, además de servirme para soltarme con el inglés, dado que allí solían ir sobre todo anglosajones que haciendo escala en Faro, utilizaban el desajuste entre las libras y los escudos para vivir como “curas” durante los tórridos meses de julio o agosto.

Así, ejerciendo de chico para todo y con la confianza de mi tío, que esperaba que algún día fuese quien gestionara el hotelito, delegando en mi su memoria, sus años de trabajo y el enamoramiento que tenía por su profesión,  dado que nunca se casó y menos aún tuvo hijos extra matrimoniales. Como era natural, la pseudo gerencia me hacía conocer todos los rincones y moverme con soltura por todas las plantas, -seré más concreto, por las dos plantas de habitaciones y la planta principal donde estaba la recepción, el restaurante, y los salones comunes-.

Cuándo la oportunidad me situaba en la recepción del hotel, trataba de acomodar a los huéspedes en según que habitación, pues solo las nº 11 y 16, propiciaban esto que ahora os desvelaré, son habitaciones simples, a ocupar por un solo huésped, y tal vez por eso se sitúan en espacios más o menos accidentales ganados al edificio y por eso mismo, su ubicación es peculiar. 

Aunque hubo más de una ocasión, no siempre las frutos vinieron dados por la inspiración de la diosa de la belleza y fue en una de estas cuándo las circunstancias dispusieron que hasta Vau, llegaran Elisabeth y Conny, dos amigas y estudiantes de filología hispánica que recalaron allí mientras desarrollaban una especie de trabajo de investigación, algo así como justificar “el veraneo” con cargo a la Universidad.

Lo cierto es que situé a una y otra, como ya supondréis en las habitaciones 11 y 16 respectivamente. Lo que tenían de especial, no era otra cosa que ambas se situaban en un giro del pasillo, junto a una puerta de servicio, donde guardábamos toallas, jabones o almohadas más duras. Con esta geometría podía disponer a mi gusto la necesaria logística y situarme disimuladamente para observar sin ser visto, teniendo la suficiente coartada como para no ser sospechoso de nada, en caso de ser pillado "in fraganti" con “labores” de control en el cuarto de servicio. Aunque ya os adelanté, que toda esta estrategia la usé en más de una ocasión, fue ésta, la vez en la que alcancé el cenit de los momentos estelares.

Lo esencial del relato, no es otro que compartir las escenas que viví, al asomarme a través del ojo de la cerradura, a la intimidad de estas dos chicas indistintamente o de ambas a la vez, y es que una y otra , compartían además de la beca, su admiración, su común atracción y porqué no decirlo su pasión fresca y libre de prejuicios, de tal modo que pasaban mucho tiempo juntas, a pesar de la escasez de espacio, pero eso distaba lejos de ser un obstáculo.
Elisabeth y Conny, se entregaban a sus debates universitarios casi desnudas, sólo unos diminutos calcetines de hilo –muy infantiles por cierto- un culotte o a veces un pantaloncillo corto de nylon muy ceñido de colores pastel y pequeños osos.

Conny, con su pelo rojizo y rizado, sus ojos verdes, salpicada con algunas pecas, era de las dos la más efusiva y apasionada, sus pequeños pechos, rematados por coronas también ocres y su pubis recortado, escenificaban a una diosa, sacada de algún castillo medieval.

Elisabeth, mas intelectual, aparentemente más distante, pero altiva y exaltada cuándo llegaba al orgasmo. Se dejaba llevar, cuándo su compañera le incitaba con sus tenues caricias. Se dejaba transportar, parecía como si solo estuviese esperando ese momento, dejando atrás la compostura de esa educación tan rígida que al parecer imparten a todos por igual en el viejo Reino Unido.

Cuándo Conny deslizaba su dedo índice entre sus senos blancos y suavemente redondeados, Elisabeth no podía resistirse.

A la belleza de la pasión limpia y sin ataduras se le unía la propia de ambas chicas, a cual más exquisita. 

Desde entonces, busco la ocasión en la que descubrir escenas, en las que la fogosidad humana se da cita al amparo de cuatro paredes y la cercanía de unos cuerpos desnudos. 

A estas alturas, he sido testigo de cientos, de miles de momentos, aunque algunos han sido tórridos o dolorosos, me mantuve al margen, y de todos los vividos me guardo los más placenteros y sensuales.

Fotografías de EDWARD OLIVE (c)

Etta James una de las voces del soul.


Jamesetta Hawkins , conocida como ETTA JAMES, el icono de color del soul, falleció en Riverside, California, el 20 de enero de 2012.
En 1967 grabó uno de sus temas clásicos, "Tell Mama", una exquisita balada soul, una tema que perdurará en la historia de la música.

Fotografía de Life restaurada A. Morales.
*

Cristales para no ver.


A la vista de los acontecimientos, resulta inexplicable esa obsesión financiera por ocupar espacios acristalados. Para ver que?, sería la pregunta. Allá abajo lo corriente queda exento de glamour, es el refrendo de lo cotidiano, lo común, lo obvio. Otros lo achacan a una vocación arrebatadora por respetar el medio ambiente, por la eficiencia, aunque se generen facturas millonarias por mantener la temperatura, los elevadores o a los profesionales de lo vertical por dejar reluciente esos inacabables paramentos de vidrio. A que tanto cristal, si no sabéis observar, si solo os limitáis a contemplar una realidad que os resulta ajena.

"Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse"
Gabriel García Márquez.


Entretelas.



Edmund y Jonas, son parecidos y diferentes, igual guardan entre ellos ligeras diferencias, matices, y aunque viven juntos, mantienen singularidades tan dispares que podrían ver una misma puesta de sol, desde un punto de vista tanto apacible y esperanzador como sarcásticamente cruel. Aún así, cada día se dan la oportunidad de compartir un té, una reflexión, o el gusto por visitar a viejos colegas. Si, son espectacularmente exclusivos, como todos nosotros. Probablemente convivir consista en parte de esa filosofía que cada día ponen en marcha y en la que la ausencia del líder les hace parecer casi iguales.

*
Dice un proverbio en desuso que
 "Antes de iniciar la labor de cambiar al mundo, des tres vueltas por tu propia casa"

El futuro del PSOE, un asunto absurdo.


Estamos donde lo dejamos, en caída libre, perdida la identidad intelectual, la lucha por el poder se conviene en absurda. El debate de las ideas no se ha producido. No hay renovación, ni muchos menos reflexión. Si el Partido no entra en su propia crisis no sabrá salir de ella.
Ni Rubalcaba ni Chacón son soluciones, ni parches que aguanten.
 El PSOE tal vez se encuentre en el peor de los escenarios posibles, y es lógico que así sea. 
Además en esta escena de la tragicomedia que viven los autoproclamados "socialistas", el cruce de sugerencias y opiniones veladas, dicen mucho del fondo real, una salsa que tarde o temprano se agriará. 
No hay quien aguante por mucho tiempo una picadura de abeja en los mismos huevos sin gritar.
Alfredo aburre y Chacón no tiene madera.
Estos "líderes" no son la solución, ¿que te apuestas?.

De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.

(Santa Teresa de Jesús)



Hay un lugar, al norte.


La excepcionalidad de un paisaje fresco y valiente, solo permiten la contemplación y el disfrute de tan singular naturaleza.

El color, el ajustado equilibrio del escenario de mil batallas, la abrupta libertad de sus interminables jardines y las voces de un pasado vivo que definen a un pueblo que defiende sus orígenes, son claras señas de identidad de Escocia.

Un viaje al que no debes renunciar.

"La historia es cuestión de supervivencia. Si no tuviéramos pasado, estaríamos desprovistos de la impresión que define a nuestro ser"
Robert BURNS
FOTOGRAFÍAS: A.MORALES (C)

Deje de mirarme. (Editado el 15.01.2011)


¿Que es lo que quiere?, deje de mirarme de una vez.

Aquel perverso día, fui inesperadamente sorprendido por mi colega Williamson, que se hacía acompañar por un joven fotógrafo, un tipo realmente extraño, taciturno y excéntrico que no dejaba de curiosear todos los rincones.

Ambos agazapados entre los cortinajes, estuvieron capturando imágenes de los miembros de la Order of the Golden Daw, algo prohibido por más señas, aunque en aquella ocasión, contó inusualmente con las bendiciones de Sir John Graunnt, ocasionalmente presidente en funciones.  

Fui sustraído de mi plácida y habitual tarde de lectura, entre paisajes de Turner, en mi sillón preferido de la sala B, acompañado de un selecto brandy de cerezas de las bodegas Kuyper, embebido en aquel trabajo que lograba conciliar perfectamente, los símbolos egipcios con la adaptación que hicieron después los primeros cristianos. Un modelo de usurpación inteligentemente bien adaptado, casi maquiavélico añadiría.

Después la Orden trasladó a sus paredes aquellos retratos, y mucho tiempo después, tras los bombardeos alemanes, el inmueble que se vio gravemente afectado, terminó siendo derribado y todos sus enseres desaparecieron. Todos menos este retrato, que cuelga de las paredes del anticuario Balthasar Appleby, situado justo detrás de la caja registradora, del que inevitablemente todo visitante queda absorto hurgando en mi mirada. 

Lo curioso del caso es que yo, inexplicablemente puedo verles también a ustedes, y créame no soporto que me miren a los ojos más allá de unos pocos segundos, y si acepta un consejo, cambie de peinado, además de cómico resulta ridículo y usted señorita arréglese un poco, así desaliñada y extremadamente doméstica resulta sinceramente, esperpéntica. Definitivamente está usted en manos de la cosmética. 

¿Lo ha entendido ahora?, ¿quiere otro consejo?, pues entonces,
¡¡deje de mirarme¡¡.


Fotografía de autor desconocido (restaurada ligeramente), 
para la Serie “Lo que cuentan las fotografías”.
Edición de A. Morales.

Inspirar, sugerir, reconfortar, continuar.


Por razones de absoluto respeto a la memoria de nuestro común amigo Josep Julián, la entrada anterior será descolgada del Blog en unos días.
L'Envol  Marc Chagall
*

Josep Julián.



Un día de modo inesperado apareció por este Blog, desde entonces hará dos años y algo más, fue un visitante asiduo, un generoso acompañante. Nos fuimos conociendo de este modo virtual. Compartiendo "entradas", opinando y en lo personal creciendo en la distancia que separa Barcelona y Huelva. No llegamos a vernos, y aún así se produjo la magia de la amistad y el afecto. Tuve el honor de diseñarle los banner's que encabezaban su blog en 2010 y 2011. Siempre estuvo ahí, levantándome en mis desánimos, alentándome, percibiendo las mismas sensaciones ante historias, fotografías o bandas sonoras que compatimos. Dejamos pendientes algunas cosas, que tiempo tendremos de retomarlas.

Supe por él mismo de su enfermedad, de su lucha y de sus esperanzas. Él por mi, de mi afecto, ánimos y de las ganas de volverlo a tener en la primera linea de su Blog "LA INTELIGENCIA DE LAS EMOCIONES" que tanto le gustaba, y con el que pasamos buenos momentos con sus interesantes  propuestas.

Josep falleció la tarde del 2 de Enero, se marchó como anduvo por este lado de la playa, discretamente, sin hacer ruido, con esperanza, sereno.  El 6 de Diciembre, su blog, esta vez "al dictado" incorporó su última entrada, "El Libro de Bitácora correspondiente a Noviembre". Descanse en paz.

Desde éste sencillo rincón virtual, mi reconocimiento y afecto a él, a su compañera Itzi y a su familia.

Caballería de la Guardia Real Inglesa.

Desde la desconexión genética con los aspectos militares españoles, asomarse al orgullo de otras naciones por sus costumbres no deja de ser un tanto exótico y a la vez triste por el hecho diferencial. En este como en otros aspectos, seguimos sin superar los viejos antagonismos. Así disfrutar de la serena institución de la Caballería de la Guardia Real Inglesa, aporta no sin sonrojo el afecto que sienten estos jóvenes soldados por su monarquía, siendo como es, la más antigua en el mantenimiento de la rancia institución y motivo de orgullo para todos los anglosajones. Sin entrar en otro debate, acercarse y pasear por el cuartel general ubicado entre Westminster y St. Jame's Park  lleno de ardillas curiosas, y contemplar los preparativos de ese otro cambio de guardia, sus sonidos y la marcialidad con que desarrollan estas maniobras, debería formar parte de la agenda del viaje para todo aquel que se acerque a Londres, si quiere impregnarse del genuino estilo inglés por sus costumbres.



Como curiosidad añadida, entre tantas otras, Mike Olfield dio el primer concierto de Tubular Bells III en la explanada de la Horse Guards Parade el 4 de septiembre de 1998.


Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)