Tienen papel?


Si no fuera por estos ratitos. El único lugar en el que reencontrarte contigo mismo en plenitud. Apenas 2, 3 o 6 metros cuadrados son suficientes para alcanzar la felicidad, y es que entre tú y yo, "que a gustito me he quedao". No me digáis que leer la prensa o algún capítulo de esa novela, no es un placer añadido. Al menos para mi, esos momentos pueden ser los más íntimos e incluso en ocasiones, los más intensos.

Además de pasear por la playa durante el estío, sin posibilidades de ocultar lo poco sublimes que somos, visitar la taza del wáter es otro aspecto que nos socializa, nos desarma de argumentos rimbombantes y nos devuelve al estado primigenio del que debiéramos partir antes de decir la siguiente  ocurrencia a cual más original y perecedera.

¿Quién inventaría semejante artilugio?, que tipo tan ingenioso y tan poco celebrado, y es que somos tan desagradecidos por lo general que olvidamos con una preocupante desidia nuestros orígenes. No hace tanto y muy al contrario del lujo extraordinario que las cortes europeas exhibían en su vestuario, maquillajes y entornos sociales, había uno entre otros problemas no resueltos, y así antes de continuar en la lectura, tenemos que viajar a la corte del Rey Luis XIV, El Rey Sol o antes a la de Enrique VIII de Inglaterra y recuperar la advertencia que en 1589 se colgó en palacio: "No se permite a nadie, quien quiera que sea, antes, durante o después de las comidas, ya sea tarde o temprano, ensuciar las escaleras, los pasillos o los armarios con orina u otras porquerías".

En aquellos no tan lejanos días, el perfumista era uno de los empleos mejor remunerados, y su ciencia de las más protegidas, y oler bien a toda costa un distingo social inexcusable y de ahí su derivación.

En Francia y más concretamente a la ciudad de París, se la identificaba como una inmensa cloaca. A la vuelta de cualquier esquina podías ver a cualquiera haciendo sus necesidades. Erasmo advirtió en 1530 que :" es descortés saludar a alguien mientras esté orinando o defecando". Y un Manual de buenas maneras de 1700 recomendaba que "si pasas junto a una persona que se esté aliviando, debes hacer como si no la hubieras visto".

No es cuestión ahora de recordar de si ya hubo antecedentes en la antigua Roma o que si los Griegos también impulsaron soluciones alternativas, o de si casi lo empatamos con la mágica "Silla escretora con cortinilla" de Luis XI, porque nuestro actual bienestar se lo debemos al nunca bien reconocido plomero-inventor THOMAS CRAPPER que supo aunar todos los avances y conjugarlos con su famosa "válvula de flotador", un dispositivo que todos conocemos, que aplicó sobre un pequeño depósito situado sobre la misma taza, el sifón que popularmente nombramos. Éste dispositivo hizo que el conjunto se perfeccionase y por fin revolucionase nuestro estilo de vida, quedando las viviendas protegidas de emanaciones perniciosas expandiéndose por toda Europa a lo largo del siglo XIX, apenas hace tres días.

Gracias a Crapper nuestros culos y sus miserias quedan a buen recaudo y esa intimidad tan crucial nos permite mantener la arrogancia de nuestras opiniones y olvidarnos de lo ridículos que resultaríamos si al día de hoy siguiéramos cagando por las esquinas, no se necesitarían psicólogos ya se lo digo yo. Haz el ejercicio de imaginarte a esos personajes públicos:  unos padres de la patria y otros de la libertad después del discursito del día en la próxima esquina desahogándose como cualquier hijo de vecino.  Y esas chicas tan monas, bueno y yo mismo. Ay Crapper si es que una calle de cada pueblo debería llevar tu nombre. Ahora si me disculpan, tengo un apretón.

Pd.: No olviden el papel.
De ti pa mi, que agustito me he quedao.


Imagen superior * Hotel Britannia de Liverpool
Inferior* Water Aleman/Munich Bunker y hoy Museo arte moderno (piso superior)
Fotografía A.Morales
*

Rock and Rol

Dos amigos se reencontraron por la calle, y uno le preguntó al otro, "que ¿cómo vas de frustraciones?", y este le contestó " francamente cuándo me miro por las mañanas al espejo apenas logro reconocerme". 


Esa es la cuestión. Nuestra sociedad, ha ido estableciendo a lo largo de la historia de supervivencia que la hace valer, una serie de restricciones: unas veces morales, otras de carácter ético y otras normas socialmente adaptadas que nos moldean, nos limitan o sencillamente nos frustran con carácter general. Así resulta que el papel que desarrollamos en nuestro escenario social, va impregnado de tantas contramedidas, inhibiciones y falsedades que parecemos actores de la mejor obra de teatro al uso.

¿Cuanta gente conoces que digan, actúen, opinen o simplemente vistan del modo que realmente les gustaría?, muy pocos, casi nadie se comporta como le apetecería. Todo está mediatizado, controlado, es una negociación constante para ser uno más de la cabaña, compartir los bienes de la generosa tierra y pasar desapercibido, granjeando en este acuerdo tácito que no nos faltará de nada. Todo a cambio de reprimir o esconder el verdadero yo que vive dentro de cada uno de nosotros.

Frecuentemente cuándo me cruzo con alguien especialmente sensible, un creativo de cualquier género, y tengo la oportunidad de observar al hombre que habla frente al hombre que escribe, compone o crea, se me ocurre que la distancia entre la cascara y la semilla son dramáticamente distantes, y por tanto la frustración de parecer lo que no se es, concluyente.


Del mismo modo, el comportamiento humano en lo esencial corre el mismo paralelismo. Cuándo dos personas se conocen y sienten cierta sensación de proximidad, ninguno  de los dos es capaz de romper el hechizo y mostrarse abiertamente, muy al contrario se abre toda una suerte de complejos giros, en los que unos y otros, tratan de "descubrir" si eso que presumen, es real o una mera sugestión, y de un modo gestual, palabra a palabra, en lo que comúnmente reconocemos en llamar "cortejo", se va desbrozando el camino para tratar de llegar al punto critico en el que la comunicación es clara y directa.

Todo lo anterior también trata de proteger la frustración de verse vulnerable, de sucumbir al desprecio de no verse aceptado. 

Así es como vamos, aparentando lo que no somos, alimentando roles, manteniendo en un segundo plano al verdadero yo que sueña todas las noches con ser él mismo, en un mundo en el que fuera posible, declamar libremente aquello que le hace ser excepcionalmente único, justo lo contrario de lo que terminamos siendo. 

Es posible que prevalezca entre todos el espíritu de supervivencia, que sea lo que determina la naturaleza animal del ser humano, que como seres vivos que somos, se anteponga a cualquier otro discurso. Es probable que así sea, aún aceptando que deba ser de este modo, no deja de ser frustrante que no seamos capaces de parar la corte de aduladores-animadores de la norma, la moral, la parafilosofía o la ética de los social que peldaño a peldaño, han construido barreras que a veces cuestan superar para poder mirar a los ojos de otros, sin necesitar más artilugios.

Dos amigos compartían una tarde junto a otros colegas, uno de ellos observó como otro del grupo, parecía ausente, ajeno, distraído, y le pregunto en que pensaba, este le correspondió sonriendo a la vez que le decía "en cosas mías", sin añadir nada más. 

En el fondo, todos somos unos solitarios que compartimos copa, cama y prensa entre otras cosas.
Es probable que la insurrección sea una buena medicina.


Rock and rol, podría interpretarse como la "intensidad del papel", nada que ver con el otro roll.
 Fotografías: A. Morales (C) 2012

Sevilla más cerca del cielo.








Metropol Parasol (Plaza de la Encarnación), propuesta que fue ganadora de la medalla de bronce en los Holcim Awards el año 2005, como reconocimiento para aquellos proyectos que contribuyen a un futuro sostenible y mejoran la calidad de vida. El Metropol es una estructura vanguardista que se basa en 6 grandes columnas con forma de seta, cuyo diseño se inspira en las bóvedas de la catedral de Sevilla y los enormes árboles de la especie ficus macrophylla situados cerca de la construcción. 

Las obras comenzaron el 26 de junio de 2005, con un coste estimado de 50 millones de euros, y atravesaron serias dificultades hasta 2010. Una vez solventadas y tras haber elevado el coste del proyecto hasta los 86 millones de euros, fue inaugurado el 27 de marzo de 2011, por el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, principal valedor del proyecto, cuya noticia tuvo repercusión en medios de comunicación internacionales, como el periódico británico The Guardian después de que su incremento económico, su aspecto y su ubicación hubiesen provocado una fuerte polémica durante su construcción. 

El problema cosntructivo se basó en que el arquitecto Jürgen Mayer había realizado un proyecto básico que excluía las pruebas técnicas, por lo que no había tenido en cuenta la inexistencia de una tecnología apropiada para llevarlo a cabo.

14.276.000.000 Pts o catorce mil doscientos setenta y seis millones de pesetas, es un coste excesivo por no decir escandaloso, por una infraestructura interesante pero poco relevante, que aporta sin duda una novedad lúdica, pero que frente a la enorme inversión llevada a cabo, dicen mucho de un modo de gestionar  la tan manida sociedad del bienestar. Mientras "paguen otros", es fácil hacer populismo, el problema está en que tarde o temprano hay que abonar las facturas. Por cierto, ¿se auditaron las cuentas de estas obras?, porque después de haber disfrutado de esos aires Sevillanos, se me antoja demasiado caro. 
Fuente: Wikipedia.

Fotografías: A. Morales (C) 2012

HOTEL GRANADA


Hoy, tengo el honor de presentaros el prólogo de este proyecto de libro que algunos ya conocéis, a través de las diversas publicaciones en el blog o porque habéis tenido la curiosidad de bucear entre sus capítulos más o menos estructurados, en lo que barrunta ser el texto definitivo, a falta de una última revisión que dejo para este año 2012. Ya sabéis que nace sin pretensiones, pero que aún así, han sido muchas las sorpresas que me habéis dado con vuestros comentarios,interés y afecto. 

La red propició que Bartolomé Quintero, se cruzara con el blog y con esta historia y de la mútua simpatia por el proyecto, le pedí que fuera él quien escribiera la introducción, para que lectores accidentales pudieran sopesar, si ellos también encuentran sugerente la historia y se atreven a navegar entre sus páginas.

Gracias Bartolomé.

*
PROLOGO 
No lo puedo evitar, el salto captado por Cartier-Bresson me trae a la memoria un partido de fútbol entre el Indauchu y el Caudal. De hecho, casi todos los charcos de agua de lluvia en una tarde gris me recuerdan el sonido de la radio que ponía fin a aquellos domingos, detallando los resultados de la segunda división (zona norte). Para un niño del sur, "Indauchu" y "Caudal" eran otras perplejidades más de la vida.

Así trabaja la memoria: con retazos de imágenes, sonidos de partido de fútbol entre equipos de nombres imposibles o con el proustiano sabor del bizcocho.

Adolfo es un recreador de la imagen. Quien conozca su amplia colección fotográfica no le extrañará esta afirmación, pero es que Adolfo recrea también la imagen con la palabra. Sugiere, capta, perfila, ajusta los tonos y enciende el contraste para que el lector se sorprenda con una descripción reconocible y auténtica. En "Hotel Granada" usa, como no podía ser de otra forma, una evocadora e infinita gamas de grises, azules y sepias.

Hace algunos años "Hotel Granada" era sólo una sucesión de entradas en un blog con el título general: "Huelva, posiblemente en la primavera de 1966". Un año especialmente curioso porque coincidieron la bomba de Palomares y la ley de prensa, como trasunto de la imposibilidad de una información creíble en las coordenadas del pensamiento único. Pero, volviendo a "Hotel Granada", añadiré que fue la casualidad la que me hizo topar con el blog de Adolfo, con sus fotografías y sus textos. La primera lectura me sorprendió. Lo que aquél texto transmitía era (es) una instantánea -con unos tonos precisos y una justa dosis de melancolía- en donde aparecía un coro de atrabiliarios personajes (los tontos) en el encuadre de un paisaje conocido, la Huelva de mi juventud. Sin duda el azar había dado sus frutos. La conocida historia de que una pequeña variación en las condiciones locales -el paseo de mis dedos por el teclado- derivaron en una confabulación de alas de mariposas y caos. Así se abrieron las puertas a las palabras que me hubiera gustado escribir y no escribí nunca.

Más allá de la legítima melancolía de un niño -que posó los ojos sobre las mismas sombras y las mismas luces- el lector encontrará una acertada mezcla de peripecia personal, entorno y referencias temporales que dan vida a "Hotel Granada". Allí le esperan las carteleras colgadas en cualquier esquina de la España del NO-DO, los altramuces y las pipas de calabaza, los juegos en las plazas de cualquier rincón de Andalucía, en unos años en los que el desarrollismo apenas concedía a las rodillas otro derecho que la genuflexión. Están allí también los colegios y los alumnos de todos los países que han pasado por periodos de adoctrinamiento colectivo. Y la sociedad egoísta, puritana e hipócrita escrutada por los ojos inmensamente abiertos de un niño. No falta, por supuesto, el sabor a poso del café, a religión, incienso y pan bendito. Y las vueltas que da la vida. Como una peonza, como un trompo, un permanente carrusel de acontecimientos que se guían por el método de ensayo-error. Y una evolución íntima marcada por el amor, y el desamor. La crónica eterna en cualquier lugar del mundo.  

Esto es lo que hay. Imágenes de un creador de imágenes. Imágenes que proceden de un tiempo y de un lugar pero que hablan de ámbitos y voces diseminadas en todos los sitios. No conozco personalmente a Adolfo. Sólo sé de su obra. Nos separan unos años y nuestras vivencias personales durante la niñez no coincidieron en el tiempo. Y esto es lo curioso del asunto, nuestra historia personal durante la niñez es, en algunos casos, tan próxima que casi invita a especular con una posible broma del azar. Él me ha sugerido que les reciba a la puerta de sus relatos y yo he aceptado encantado. Por favor, amigo lector, pase y vea.

Prof. Bartolomé Quintero
Dpto. Química Física
Facultad de Farmacia.
Universidad de Granada.

Casa de Pilatos (Sevilla)









La figura de Adelantado en la corte de Castilla, era un puesto de confianza con rango de oficial al servicio de la Corona, que entre otras funciones, tenía encomendaba ciertas competencias judiciales y notariales. Procedente de Galicia, el linaje de los Ribera se asientan en Sevilla a principios del siglo XIV, Per Afán de Ribera "El viejo" es nombrado I Adelantado Mayor de Andalucía,  tiempo después su hija Beatriz se une en alianza con Pedro Enríquez, Señor de Tarifa, matrimonio que duró tan solo 9 años. Ante la muerte inesperada de Beatriz, posteriormente se vuelve a casar con una hermana de su esposa,  Catalina de Ribera, matrimonio del que nacieron Fabrique y Fernando Enríquez de Ribera, para quienes sus padres construyeron sendos palacios en Sevilla: La Casa de Pilatos y el Palacio de Dueñas respectivamente. Ese es el contexto social que da origen a una excepcional vivienda familiar que se inicia antes de la conquista de Granada. Lo más espectacular es su patio central, entre logias y paramentos cubiertos de rojo teja con contrapuntos en albero, en el que con el típico desorden andaluz, una jardinería desbordante se agolpa en rincones y paredes, haciendo del espacio un lugar extraordinario, en el que te integras sin ningún esfuerzo y en el que imaginar mil y una aventuras. Si se puede elegir, que mis cenizas, a su debido momento, sobrevuelen y se esparzan a su antojo en ese formidable patio.



Fotografías: A. Morales (C) 2012
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)