¿Que queda de aquel majestuoso Partenón?



Cualquier día de aquel 490 a.C. aquellas piedras comienzan a configurar el que estaba a ser llamado el mayor templo jamás contemplado. Mientras Fidias "el artista" se encargaba de la escultura nunca antes imaginada de Atenea, y recubrir el templo de escenas de divinidades y gloriosas hazañas de los atenienses, esculpiendo y pintando metopas y cornisas de añiles intensos y reluciente oro, Ictino, Calícrates y un desconocido Carpión se dedicaban a la simetría arquitectónica.
Transcurrido aquel período de la historia, hoy algunas de aquellas magnificas piedras a duras penas se mantienen en pié reivindicando su glorioso pasado. Mientras en los Museos Griegos restos de la pasada gloria ocupan urnas acristaladas, y las bibliotecas de todo el mundo sustentan ediciones de aquellos discursos de filósofos y sus interpretes, mientras que la historia rememora una y otra vez que allí surgió las bases de lo que hoy conocemos como Democracia. En cambio todo eso apenas tiene mucho que ver con los actuales atenienses, ahogados en la especulación de los que dominan los parquets financieros, la versión renovada de aquellos extintos mercaderes. ¿Que correlación hay entre aquel pasado y este presente?. Del mismo modo, el resto de Europa, con el transcurrir del tiempo solo dejará algunas huellas, ¿pero cuales?, si hoy fuese ese futuro, ¿que podríamos poner encima de la mesa que enalteciera el orgullo de aquellos desaparecidos europeos?. Ese principio debería ser la guía en el que encontrar las respuestas que hoy no encontramos. ¿Que vamos a dejar a quienes nos sucedan?.







Fotografias A.Morales (C)

La isla de los besos perdidos.






Para cuándo notaron que su ausencia no había sido tan efímera como les tenía acostumbrados, Orson llevaba tres días de viaje por aguas del Adriático, con una brújula que zigzagueaba, a ratos apuntando al Norte, a ratos al Oeste, comida para una semana y sobre todo viento de cola.

Y es que éste joven "lunático" creía que había lugares diferentes, sitios en los que recalar y mirar al mar de otro modo, destinos en los que se refugiaban los buenos deseos, los sueños o las promesas de amor eternas.

Con estas pertenencias, tomó rumbo hacia un lugar desconocido en algún punto del adriático, en el que al parecer se refugiaban los besos que los amantes lanzaban al vacío, "la isla de los besos perdidos" la llamaba, de la que había oído hablar cuando era un niño. Tal vez fuese un cuento dulce, pero él creyó que era posible, y se aferró a la idea de llegar hasta allí, esperando encontrar en ella, los que su adorada Giselle le enviaba cuándo de jóvenes se escribían cartas de amor, ahora que otras travesías, les habían situado en otros mundos tan distantes en otras islas.

Ni que decir tiene que Orson, además de iluso, estaba algo trastornado. Sus allegados pensaron que una vez que por fin se decidió acometer aquella insensata aventura, jamás volverían a verlo.

Un mes después, un guardacostas Italiano, divisó a la deriva una pequeña embarcación, en ella aún quedaba comida enlatada, todo parecía en orden y no había señales de ningún accidente. También les llamó la atención una nota dirigida a sus padres: "Estoy bien. No os preocupéis. Soy feliz. La encontré. Es suficiente para mí. Os quiero. Cuidaos mucho".


Editado en Septiembre de 2009.
Fotografía: Dubrovnick * A. Morales (c)




Lo de las sirenas es un cuento chino.



Desde que accedió a aquel empleo temporal, en el viejo hostal Punta Diablo, no dejó de dormir cada noche con una sensación nueva.

Ayer fueron los extraterrestres, el miércoles el asesinato de Kennedy, el martes la Conspiración de los Illuminattis, y hoy, tocaban las Sirenas.

Hubiese dado un dedo de su mano más diestra, por conocer y oír a alguna de aquellas míticas Sirenas de Ulises. Tantas veces se imaginó formando parte de aquel cascarón en el retorno a Itaca, que se le hizo duro entender que de Sirenas, nada de nada.

La joven Albanesa de la habitación nº 12, se encargó en un plis-plas, de desmitificar aquel absurdo encono con aquellos monstruos, mitad pez, mitad mujer.

Ayer, después de medianoche, cuándo el Hostal ya reposaba en aquel lejano cabo acariciado por la luz de la luna, entre velas, charlas amigables y copas heladas de cava con ginebra y limón; se encendió la luz de aviso de la habitación nº 12.

Dana, la escritora de ocupaba aquella habitación, le había contado mil y una historias, su condición de escritora le otorgaba un raro poder de convicción y su madura belleza un atractivo irrenunciable. 

No era usual que llamase a recepción a esas horas. Tomó la llave auxiliar y sobrevoló los escalones de las tres plantas, zigzagueó entre pasillos y clientes y procuró que tan solo pasaran segundos, su propio récord, para acudir a la llamada, desde que el inesperado luminoso se tornase ámbar.

Golpeó la puerta con los nudillos, la llamó con cierta angustia,¡Dana¡,¡Dana¡. Desde dentro una suave voz, le invitó a entrar, ”pasa Luís, usa la llave auxiliar por favor”.

Cinco segundos bastaron para romper el mito. Dana se movía con dulces ondas en la bañera, iluminada tan solo, con la luz de la luna. 

“¿No querías conocer una Sirena?”, le dijo, “hoy seré tu sirena Luís”.

Jamás volvió a pensar en esas abstracciones caricaturescas. Se dijo a si mismo, que tal vez, la mejor de las historias pasa a cada rato, a pocos metros de la recepción, cuándo cualquier viajero se asoma y pide una habitación en Punta Diablo.

Imagen: Ejercicio de coloreado sobre original de otro autor.
Reedición.25 Junio 2011.


INACEPTABLE

"Algo hay que hacer con los jóvenes, esto es inaceptable"

Aún siendo una frase común al oído, me despertó de su singular cadencia acústica la misma pronunciada por un personaje que no supe quien era, al oír su voz fugazmente en la radio hace un par de días.

Era tal su serenidad y dureza, que su juicio no por conocido te hacía despertar de este letargo de acostumbramiento tan injusto.
Agradecí realmente esa voz, y esas pausas y por supuesto, no solo las comparto (las compartía de antes), sino que necesariamente hay que ponerlas en valor y agitar a cuantas más voces mejor. Este hombre, entrado en años, con la reflexión de la experiencia, y con el dolor por lo que presagia de drama, decía que "la generación más cualificada de todas las que tuvo España, está en riesgo de perderse, y hay, habrá que hacer lo que sea, para que este drama no se produzca", llamando después a una reflexión a los directivos de las grandes compañías. "Busquemos los caminos que favorezcan, que estos miles de jóvenes, tengan su sitio en nuestra economía, que bajo ningún concepto se pierdan", de hacerlo arrastrarán tras ellos a miles de otros jóvenes que no verán en la formación un camino claro, y no quedará mucho margen entre esto y la dramatización de la vida social. 

Mario Benedetti ya lo cantó, "¿Que les queda por probar a los jóvenes en este mundo de paciencia y asco? ¿Sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo? también les queda no decir amén, no dejar que les maten el amor, recuperar el habla y la utopía, ser jóvenes sin prisa y con memoria situarse en una historia que es la suya no convertirse en viejos prematuros".

Pero cómo hacerlo?, como lograr integraciones?, imaginemos, imaginemos formulas, imaginemos espacios, adaptemos el trabajo, cambiemos las reglas, desarrollemos cambios en la estructura laboral: jornadas compartidas, vacaciones de 60 días, con con 30 días sin cobrar salario, semanas de 4 días laborales, jubilaciones coparticipadas, lo que sea menester.


Si somos capaces de diseñar, imaginar cualquier clase de artilugio o filmar cualquier clase de mundo irreal, ¿no seremos capaces de encontrar nuevas vías?. Es cuestión de ponerse a trabajar, creando una mesa de trabajo en la que participen todos los sectores, buscando soluciones imaginativas, no debe ser tan difícil escribir esto de nuevo, eso si todos tendremos que dejar algo en el camino.

*

No hay nada en la caja.

Cuanto antes seamos capaces de aceptarlo, seremos capaces de comenzar a atacar el problema. Es así de simple, no tenemos nada en la caja, y quien nos presta nos explota, y aun en ese estado en el que recorte arriba recorte abajo hacen de esta agonía, una letanía decadente que nos llevará a descubrir que en el fondo del saco apenas quedan unas monedas. Sin crédito, colmados de deudas, sin recursos ni soluciones mágicas que nos arrojen luz siquiera a medio plazo, lo único que descubrimos es que cada vez somos más miserablemente pobres. Como aquellos proscritos de toda la vida, como esos que se acurrucan entre cartones, como esos marginados que siempre tuvieron "otra suerte" y que nada tenían que ver con nosotros. Cada minuto más pobres. Y ahora si hay que hacer tabla rasa, ahora si toca, antes no, ahora si. De aquellos lodos se han hecho estas vasijas.

Este mes se ha superado el nivel de morosidad que se dio en 1994, ocho años después a los intereses y con el volumen de endeudamiento actuales, es para echarse a temblar. La rumología dice que los cartoneros de Madrid visten de "Fred Perry", que los comedores sociales han multiplicado por 12 las visitas y que los almacenes de caridad no paran de gestionar ayudas, incluso siendo de Caritas.

Y en mitad de todo este desasosiego, alguien suman y multiplica y concluye diciendo que en España hay aproximadamente 540.000 políticos, sumando todo hijo de representante, con o sin asignación presupuestaria, pero representante al fin y al cabo, y lo que de colateral supone esta inmensidad.

Ahora, no antes, que estaba vetado moralmente, porque nos tenían cogidos por los huevos de la moral social, de nuestra izquierda sentimental, es ahora cuándo incluso podemos plantearnos que el estado de las autonomías sirve para bien poco, para tan poco que hasta no lo podemos ahorrar, como las Diputaciones y sus estirados representantes públicos, como el número de Concejales de Ayuntamientos, como el número de patéticos Senadores o como el número de Diputados en las Cortes Generales. Sobra mucha calaña, esta casta de estirados, sirve para bien poco, y con la tercera parte ya nos deberíamos de apañar. 

La calle se está calentando, no ya por el polvo del desierto que atraviesa el atlántico y se empeña en jodernos la climatología o las noches estrelladas de verano, se está calentando por la pura inercia de la impotencia, cada día una chispa se une a otra chispa, en algún momento todas juntas provocaran un incendio, yo lo espero y detrás en las sombras aparecerán esos oscuros nuevos amaneceres, padres de los desesperados y sobre todo manipuladores del honor.

Y mientras eso llega, nosotros solo sabemos jalearnos los unos a los otros. Esto es culpa de quien?, y aun no siendo nosotros sus instigadores, acaso el jaleo lo solucionará?. Una parte de la solución pasa por la transformación de nuestra sociedad, y esta sin duda por desvestir a este monstruo en el que hemos convertido la estructura administrativa, la perdida de privilegios sería la segunda cuestión, una economía transparente que promocione a representantes sin prebendas, la igualdad en el sistema de sanidad, los empleados públicos deben asentarse en las mismas bases del sistema de salud nacional, una Seguridad Social única, una sola caja de pensiones. En fin, no seré yo la excepción, aquí cada cual es un estratega, un entrenador, esto de ir por libres dentro de un mismo laberinto es nuestro modo de ser, parte de nuestra personalidad. 

Para mi, hacer ruido, jalear, vociferar, no sirve para nada, ni construyes, ni descubres, ni avanzas un milímetro,  si fuera tan sencillo, pero no es así, es un actividad estéril, inútil, y no estamos para malgastar energías. Ya se, ya se, ¿pero algo habrá que hacer, siquiera para que mi estado de ánimo se sienta alimentado moralmente?, si, algo habrá que hacer, pero hacer ruido, no necesariamente, y calentar demagógicamente a la calle debería ser objeto de repulsa, ya conocemos a estos padres de la patria que solo hacen eso, ruido y no dan soluciones, a estos les pongo en primer lugar en el disparadero que voluntariamente debería ser el despeñadero.

Cuándo caminemos por la calle, y veamos a ese pobre miserable, al enganchado de turno, al africano ofreciendo clinex, a esos abuelos embutidos en pantalones de otras tallas, marginados, pobres de condición, extraciudadános, gentes de otro mundo, nada que ver con nuestra sociedad del bienestar, en una generosa extrapolación podríamos vernos a nosotros mismos en otra fragilidad y en esa reflexión, tratar de pensar que el único arma que nos hace fuerte es la solidaridad, la verdadera solidaridad.

Todavía no es tiempo. Ahora toca limpiar, vaciar los cajones de principios incumplidos, de falsa moral, de antiguos temores, de viejos orgullos, de toda clase de odio, sacudir las alfombras del viejos recuerdos, apagar las voces de los cantos de sirenas que nos han traído hasta aquí. Refundar una nueva sociedad, no puede ni debe basarse en los mismos fantasmas.

*





Ponte en mi lugar.

¿Que fue de aquella ventaja de ser funcionario?, aquel latiguillo tan común de pertenecer a un grupo en el que una vez dentro era casi imposible salir, fueses un buen o un mal empleado público. Aquello se esgrimía como uno de los pilares que sustentaban la opción de elegir al propio estado como empresa, además de que muchos de aquellos empleos tenían un único y singular patrón, al asumir de modo mayoritario los ámbitos de la Educación, la Sanidad, Justicia, etc... y no cabían muchas más alternativas o de existir se contaban con los dedos de una mano. 

Fue durante muchos años y al amparo de aquella sociedad del bienestar que el tiempo nos descubrió que no eran más que estructuras parecidas a la originalidad que podamos encontrar en los bazares de chinos, una pura y cutre realidad, una mala imitación de otros mundos cercanos pero sujetos a realidades bien distintas.

¿Quién se comió el queso?, y ¿dónde están ahora aquellos magníficos líderes que no dejaron durante años de hacer nada que fuese robusto, transparente y libre de cargas?, ¿dónde están y como son capaces de seguir pisando esta tierra ibérica?. Aún siguen siendo padres de la patria, nuestra conciencia social ¿y que hay del cash, dónde terminó entre tanta enseñanza demagógica?. Todos conocemos como se ha gastado el dinero, el vuestro como funcionarios y el de ambos como simples ciudadanos contribuyentes, y nos acostumbramos al escándalo, casi no molestaba era una especie de anécdota obligada, facilona, ser conocedor cuando no comentador de la ocurrencia, fechoría o disparate del político de turno. Cuanta estupidez la nuestra, esa bola la tuvimos que parar hace mucho tiempo.

Veamos, aquí no se libra nadie ni nosotros mismos que sin querer pretenderlo fuimos coartada de la desfachatez política. Ni sindicatos que solo sonreían a Zapatero (por citar solamente al anterior Presidente al que hoy no saludan ni en su barrio) y que no tenían ningún problema salvo hacer agendas, relojes o marketing de barriada, ausentes de reivindicaciones, solo las horas sindicales parecían ser lo más importante. Ni líderes o aspirantes a líderes que durante años estuvieron enzarzados en ver quien conseguía un miserable voto más. Ni nosotros mismos, que no fuimos capaces de decir a más de un colega, "eso es una holgazanería que no nos podemos permitir, que tarde o temprano nos manchará las manos y con ello la credibilidad". Y hoy, sabiéndonos pobres de repulsión, sin nada en la caja, vacías las alacenas, cuándo ahora hay que sumar desde cero y comenzamos a rascar de dónde no hay, el sistema se revuelve y descubre que haciendo perder poder adquisitivo hasta límites jamás conocidos a la legión de funcionarios de esta piel de toro, podrá con ello sujetar esta casa que se cae a pedazos. El patrón no negocia, sencillamente impone con la misma contundencia que mantiene el empleo, guste o no guste. La cuestión no es la aceptación o no de esa decisión, cuándo no eres un afectado las cosas no se ven del mismo modo. La cuestión no es si debemos entenderla como una decisión acertada. La cuestión es si la estructura administrativa, burocrática y política del Estado en su totalidad ha crujido del mismo modo, si la substanciación podría haber sido otra. 

Llegados a este punto, en el que la clase política, una vez terminan las elecciones se vuelven más una casta que otra cosa, que cuándo todo el piso se derrumba aparece impasible, ajeno, una colección de intocables, es cuándo te das cuenta una vez más que no tenemos lo que nos merecemos, la credibilidad comienza por uno mismo, y en las actuales circunstancias se debería inexcusablemente revisar la organización y prebendas de esta corte de civiles. Asuntos como el Senado, número de parlamentarios nacionales, organización autonómica, diputaciones provinciales, empresas públicas, choferes, secretarias, etc, que no dejan de ser a estas alturas cuestiones menores, deberían sufrir el mismo repaso y ventilarlas lo antes posible, es decir hacer cash que es lo que necesitamos, total para lo que sirven, no deberíamos sostener a esta pandilla de nefastos y falsos iluminatis, que solo han gastado hasta la saciedad, en provecho propio, olvidando principios, estatutos y teorías de toda clase y condición, habiendo sido cómplices con financieros, banqueros y empresarios de medio pelo. Todos los colores tienen quien les ponga colorados. Todos los colores sin justificación de ninguna clase. 

El drama de nuestra realidad es que se perdió gran parte del crédito de la izquierda, por eso la sociedad está fría, apelmazada, sin saber cómo reaccionar, aletargada. Tal vez hemos sido testigos de demasiadas justificaciones injustificables.

En otras circunstancias, la calle sería un clamor colectivo, hoy ese clamor lo rellenamos de números arbitrarios, rotulos y banderas gigantes para hacer bulto,  es un clamor por sectores, la solidaridad entre pares. Nos queda por construir una sociedad que se asiente sobre bases confiables y comunes, sin mordazas filosóficas ni morales y eso nos va a costar más de una generación.

Por cierto, en las pasadas Elecciones Generales de 2011, en el tan discutido Senado, se produjo una abstención de tan solo el 28,83%, es decir prácticamente uno de cada cuatro votantes. Espero que ahora, ninguno de esos otros tres que si votaron se queje de la estructura administrativa.

Ponte en mi lugar. Solo de pensarlo da escalofríos. La pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios, tan drástica, tan contundente, tan injusta, no te deja impasible y más cuándo antes se podría, SE DEBERÍAN liquidar otras parcelas que de todas todas son injustificables e insostenibles. Por si solas tal vez no lograrían atenuar el impacto económico buscado, pero paliaría y moralmente llenaría de argumentos las impopulares medidas tomadas.  Aún estamos a tiempo y si no lo hacen Vds., el tiempo nos hará encargarnos a nosotros. No existen cretinos que duren cien años, ni paciencia que los soporte.

*


Replica a Maruja Torres y a las reivindicaciones Canarias contra la extracción de petróleo.


Estimada Maruja, acabo de leer tu columna del semanario El País, permítame esta reflexión.

Partamos de la base que la discrepancia no debe hacernos oponentes, ni menos rojo ni más azul, ni a Vd. tampoco justo lo contrario, simplemente discrepantes. Hagamos grande los sustentos de la democracia y permítame opinar sin más ataduras que mi propia conciencia, algo volátil como todo el mundo sabe.

Desde que se anunciara la autorización para situar una plataforma petrolífera en las costas atlánticas junto al archipiélago canario, la sensibilidad a ultranza más ecológica no deja de presionar para que esa idea se postergue, se anule o se olvide. Llegados a este punto no hago más que hacerme preguntas:
¿Saben Vds. que energía usan las centrales eléctricas de la isla para que dispongan de energía eléctrica?, ¿saben Vds., que energía utilizan los cientos de aviones que cada día llegan a las islas con turistas que hacen posible que el 70% de la población de allí tengan recursos para vivir?., ¿saben Vds., que ocurriría si la dependencia del petróleo fuese crítica, sin recursos propios?. ¿Usan Vds. el coche en sus desplazamientos, plásticos en sus cocinas y electrodomésticos, cocinan con gas o electricidad?. ¿Sabe lo que contaminan las centrales térmicas, las desaladoras y el impacto ecológico directo que provocan?, y ¿saben Vds. lo que cuesta que se mantengan en las islas unos niveles de satisfacción social medios al tener que importarlos todos dadas las características logísticas del archipiélago?.

Sabia que "Entre los impactos de una central térmica de 800 MW destacan la emisión directa de más de 2 millones de toneladas al año de CO2, principal gas responsable del cambio climático y de cantidades significativas de metano que también contribuye a dicho proceso.
Además, se estima que una instalación de dichas características emite unos 250 kilogramos por hora de óxidos de nitrógeno (NOx) cuando funcione con gas y 438 kilogramos por hora cuando la haga con gasoil. En este último caso, se emitirán también unos 500 kg. a la hora de dióxido de azufre (SO2). Ambos gases son importantes contaminantes de aire y forman las lluvias ácidas".
Para mi el debate no está en la manifestación festiva, que mucho me temo tiene  más de manipulación que de otra cosa. ¿A quien interesa el debate, quién lo jalea, quien gana en esta batalla y por qué?. 

Mi planteamiento sería otro, considerando que ese petróleo además de un motor económico es un bien imprescindible hoy por hoy, la preocupación debería estar en las garantías ofertadas por las compañías extractoras. Avancemos en la tecnología, hagamos que sea más confiable, y huyamos de los fantasmas que la desinformación y la confusión, no permitamos la manipulación. La clave nos debería situar en la mejora de los procesos, ganar en seguridad, hacerlo confiable, conciliar ese equilibrio debería ser nuestra aspiración frente a sentimentalismos sin sentido.

Por cierto, ¿han pensado Vds., en trasladarse,  por pura coherencia a algún lugar donde el equilibrio ecológico más ideal, les sustente de las comodidades que hoy usa y disfruta, sin petróleo, sin energía nuclear, sin desaladoras, sin...?, ¿ha pensado por un segundo, que siendo todos conscientes que los riesgos existen desde que la humanidad decidió emprender este absurdo camino evolutivo, que a nadie gusta pensar siquiera, en un posible accidente que pudiese provocar daños irreversibles en el ecosistema isleño, como en cualquier otro lugar donde haya pozos petrolíferos, centrales nucleares, o polígonos químicos, a pesar de todo debemos pagar la servidumbre que nuestras necesidades -las colectivas- nos obligan?.

Finalmente le informo que vivo en una de las ciudades más contaminadas de España, el polígono químico de Huelva, transformó en los sesenta una ciudad cuya vocación era vivir junto a la ría y la postergó hacia el interior debido a los riesgos atmosféricos provocados por la entonces segura lluvia ácida, de ahí que sea uno de los lugares en los que los cánceres se reproducen de un modo inusitado y aún los partidos más "progresistas" siguen debatiéndolo sin  tener las ideas claras, tal vez por temor a verse implicados en un escándalo socio sanitario, o por no tener huevos.

A nosotros no nos preguntaron, y en aquellos días las normas de seguridad y de respeto por el medioambiente simplemente estaban ausentes, hoy las cosas han cambiado y no somos tan ajenos ni a los avances tecnológicos ni a la cultura de respeto por el medioambiente, que empresas españolas del sector petrolífero tienen como un sello característico de su propia cultura empresarial. Despierte Sra. estamos en 2012. Yo también estoy indignado, pero sobre todo no soporto la demagogia.

Dicho desde el mayor respeto. 
Con mi consideración y admiración, le saluda Adolfo Morales.

Fotografía superior: visto en ALQL-FOTOACTIVISMO "arriba las que luchan" (C)
Fotografía inferior: Central Térmica de Caletillas de Santa Cruz de Tenerife. Wikipedia.

*

Filosofía para cavernícolas.




Sin razón que lo justifique, estuve pensando en las piedras, una atracción no tóxica, y pensé en mi mismo, y me comparé con ellas, siempre imaginándome que estaría más cerca de parecerme a esos cantos rodados pulidos, suaves, tan agradables al tacto, solo duró un microsegundo, inmediatamente deparé que lo que debe preocuparme de mi mismo son esas partes menos amables, más afiladas, menos purificadas y que esa era la dirección de trabajo en la que debía concentrarme de cara al inmediato presente. 


decir que es bien fácil dar un consejo a otro y que jamás nos lo damos a nosotros mismos, pues bien, hoy quiero empujar esa puerta atrancada tan difícil de abrir y por eso me diré a mi mismo, que debo mejorar en esos aspectos menos saneados, porque sin la delicadeza de esos perfiles, esa supuesta piedra que soy sigue siendo un proyecto pendiente.
 
Dicho esto, comprendo ahora por qué somos tan rudos de mollera, y tan escasamente evolucionados, siempre  nos hemos mirado en los defectos de los demás sin jamás estimar los nuestros propios, así el mundo no ha dejado de ser virtual en el que actuamos como ojeadores, observadores, como si no estuviésemos en él o si lo que allí ocurriese no nos afectara en primera persona. Mirar a través de los ojos de los otros escondidos detrás de nuestras propias cuencas, no es modo de acertar a ver lo que pasa realmente, es solo una percepción errante.

Si, me preocupan mis aristas mas afiladas, tengo que ponerlas bajo observación, son peligrosas, a poco que las tocas pueden fastidiar a cualquiera, así es que voy a proponerme mitigar su primera impresión, y cada día bruñirlas un poco, hasta conseguir andados los años que se vuelvan suaves al tacto.

Que no se me olvide, que no se me olvide, que no se me olvide.


Ágatas arrugadas de Isla Negra,
sulfúricos guijarros
de Tocopilla, como estrellas rotas,
caídas del infierno mineral,
piedras de La Serena que el océano
suavizó y luego estableció en la altura

 PABLO NERUDA


Fotografías editadas tomadas de la red.
*


Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)