Otoño en Venecia



Tal vez toda esa melancolía que procesa Venecia proceda de cuándo los condenados cruzaban por ultima vez el puente de los suspiros camino de una sentencia que les llevaría a una muerte segura. Desde entonces, los románticos enamorados, muchos de ellos suicidas, acuden a aquel punto al encuentro de la desesperación cuándo no son correspondidos. Los humanos somos así de ingenuos.

Fotografía: A. Morales (C)

El Martillo de las Brujas.




No hace mucho volví a cruzarme con aquella mujer de nuevo agitada y confusa, ensimismada, ausente, diría que huidiza. En otra ocasión, me parecía que bailase con alguna especie de fantasma al compás de aquellas viejas melodías, del tipo Makin' Whoopee ahora remasterizada para el dulce timbre de Rachael Macfarlane o de aquellas orquestas de evasión de laCuba anterior a la revolución. La primera vez que deparé en aquel rostro, fue bajos los arcos de los soportales de la Biblioteca de la Fundación Giorgio Cini, en San Giorgio Maggiore, una de las pequeñas islas de Venecia, iluminados por la tenue luz de un viejo farol. Fugazmente aquellos pequeños ojos negros y su piel casi marmórea no tuvieron más salida que fijarse en mi, y dedicarme una tímida sonrisa y un sutil “disculpe” al bloquearme accidentalmente el acceso al tiempo que ella se disponía a salir. Me fascinó su belleza cristalina tanto como su espectral silueta, y cómo se perdió en la oscuridad del mismo modo que sus tacones dejaron de golpear el húmedo pavimento en busca de algún vaporetto de última hora, sencillamente se desvaneció.

En aquel instante, poco más pude percibir, además del título de un viejo ejemplar que abrazaba con su mano izquierda, amortiguándolo con delicada protección sobre su pecho, “El Martillo de las Brujas”. Más adelante mi perplejidad quiso saber algo más de aquella aparición espectral y la indagación me hizo descubrir que aquel ejemplar, se trataba ni más ni menos de una de las escasas copias de la edición original de 1874, si bien aparentemente exponía bajo la aireada observancia de la radical inquisición germana, todo tipo de técnicas opresivas para acabar con las supuestas brujas, algunos entendidos creyeron descubrir una segunda lectura, un códice secreto, descifrándose así una joya de las disciplinas medievales del ocultismo, que hacían de la alquimia y la cábala el eje de su prolijo fundamento y que desencadenó gran aturdimiento en la conservadora Europa al conocerse que era uno de los libros secretos de las logias que florecían en el viejo continente, al decirse que rebelaban principios que se creían perdidos, incluso se debatía sobre la autoría real del manuscrito del que nunca se llegó a conocer su verdadero origen, disfrutando toda clase de especulaciones a cual más tenebrosa. Con las sucesivas guerras prácticamente todos los ejemplares desaparecieron. Se dijo que uno de aquellos escasos volúmenes formaron parte de la lectura de cama del neurótico comandante de las SS Heinrich Himmler. La porteadora sin duda contaba con la suficiente confianza como para que la Fundación la hiciera depositaria de aquel exclusivo ejemplar por razones que entonces desconocía...


Caminando con distinto calzado.



Saludos, y de entrada gracias a todos por vuestro afecto y compañía, especialmente a vosotros que habéis liderado este momento. Otros también casuales visitantes, lo hicieron en otro bajón semejante a este. Algunos sois también "blogueros" y sabéis de estas espirales, un nuevo síndrome que unir a la larga lista de fallas en el tejido neurovegetativo de nuestro cerebro. El ejercicio de escribir o dibujar con luces y dejar al arbitrio de la red, la confluencia de sensaciones entre "nuevos desconocidos" no deja de ser, algo nuevo, poco experimentado y que necesita su rodaje, de ahí esa sensación de vacío que inexorablemente te visita y te hace poner el freno también a ninguna parte. 

El encuentro virtual es algo relativamente nuevo en nuestro modo de comunicarnos, y es curioso, como es posible una nueva forma de "complicidad" abstenidos de más contacto que el giro de las palabras, la síntesis de esta nueva formula. Es verdad que en ocasiones, deseas tener el calor de la compañía, necesitas ese pequeño empujoncito que te saque del complejo de Edipo en el que solo estás tú, "tus cosas" y la red que se mantiene curiosa pero esquiva, es ese sentimiento de soledad extraña que a veces te atrapa. Sin embargo, no es la primera vez, que al margen de estadísticas, descubro que si hay alguien ahí, vosotros, esos seres misteriosos, desconocidos, curiosos, amables, que observan, leen, revolotean, y que en ocasiones apuntan gestos, libres de coincidencias o de obligaciones que de vez en cuándo susurran coartadas comunes, viajes en compartimentos adyacentes, percepciones compartidas, como siempre, lo mejor de la red es sin duda, el susurro virtual. Es más fácil que se produzcan estas declaraciones entre gente extraña como nosotros, que entre amigos de carne y hueso, por aquello del pudor y porque no queremos problemas añadidos, ni hacer de estas cosas problemas, sino instantes pasajeros.
 

Es un honor para mi saber que gente como vosotros, hoy como ayer, ha tenido la elegancia y el cariño de dedicarme estos comentarios, tan aduladores como reconfortantes y cariñosos. Han sido el mejor ungüento. Paso página y vuelvo a primera linea con ánimos renovados. Al fin y al cabo, ¿acaso sería capaz de guardar para mi, tantos paisajes que quedan por descubrir, tantos personajes con los que vivir esos momentos únicos congelados en blanco y negro o tantas historias fabuladas que escribir, tantas casualidades nuevas, tantos misterios, tantas experiencias?. Cuando llegue el último día, seré el primero en saberlo y parece que no es el caso, por lo que sé esto es un nuevo traspiés, uno más, ahora la cuestión es buscar la renovación, el refresco, la nueva fórmula, el encaje más adecuado, aunque eso me llevará unos días. El honor es mío, Adolfo.



Fotografías A: Morales.

Adios con el corazón....






Eso es, a la vista de la tan exigua relevancia de mi blog, su escasa o nula influencia y el ecuánime silencio de sus anónimos participantes que me hacen sospechar que es mejor cerrar que seguir, he tomado esta decisión: desaparecer. Y que conste que comprendo que esta exhibición tan personal a pocos puede interesar, de hecho ni yo mismo estoy a gusto, y que conste que siempre he deseado mantener un nivel siquiera digno y a la altura de las circunstancias, tratando en ocasiones de sorprender bien con las imágenes bien con la música y hacer de su visita un momento agradable.

Nunca sostuve ningún interés ideológico, el Blog era un reto y su mantenimiento, refresco y actualización un objetivo y en ocasiones un compromiso de lealtad hacia mi mismo. Jamás se amparó en ninguna clase de mercantilismo. Me vanaglorio eso si, de haber sabido utilizar una herramienta -muy interesante y aún por descubrir o actualizar- cuyo coste era cero y sus capacidades inmensas. También y una vez más de la grata confluencia de algunos de sus habituales, a los que a pesar de tantos momentos les debo la disculpa de no haber sabido corresponder con su generosidad y confianza. Está claro que a esto hay que darle un giro, que no se trata de escribir o dibujar lineas en una pared, que la interacción es clave para el éxito de sentirse compartido, discutido, admirado, repudiado. Dicho lo cual, os ofrezco el mayor de los abrazos y la mejor de las emociones.

En unos días seré humo, el pasado, un suspiro, el recuerdo trasnochado y vosotros a mi pesar, seguiréis siendo desconocidos. Estaré en cualquier parte de la red, a la que admiro y profeso la mayor de las simpatías, queramos o no, nuestras vidas corren casi la misma suerte que los datos que ya cabalgan escondidos entre unos y ceros encriptados. En unos momentos en donde todos parecen haberse vuelto locos, aquí, allí, más allá del mar, en unos días en los que solo nos interesa nuestro caso, en los que a pesar de años de una supuesta educación en libertad, somos cada vez más islas ideológicas, en momentos como este discrepo de crean tensión añadida, discrepo de no ponerse a trabajar codo con codo, discrepo de "lo tuyo es basura", discrepo de la falta de capacidad para convivir, huyo de las diferencias irreconciliables, de las lealtades prioritarias, de los principios inalterables, del todo vale, de la falta de autocrítica, de no aportar ningún valor añadido, nada que nos conmueva ni que nos haga más ciudadanos, más solidarios. Discrepo de mi mismo también. Estoy cansado y no me siento correspondido, dediquemos estas energías a otra cuestión más provechosa, no os hago perder más el tiempo. Con afecto, Adolfo.

Atrapando una Sirena



Original de Inez Van Lamsweerde and Vinoodh Matadin.
Cover stars Naomi Campbell and Stefano Pilati.
Edición libre A.Morales "Atrapando a una sirena"

Exposición "Lo de Marga", Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez.

Ayer día 12, la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Moguer (Huelva), inauguró la exposición "Lo de Marga".  Mi experiencia hacia este personaje, nace de una visita a la Casa Museo de Moguer, en la que de la mano de la guía de turno, recorrí las salas y observé algunos ornamentos personales, incluso creo haber percibido como si de transparencias se tratasen, a los imaginados personajes transitando por aquel escenario tan exclusivo y especial. El entusiasmo de la voz en off que te sugiere y explica perfumaron aquellos escalones. En ese pasear descubrí a Marga, la escultora, la mujer enamorada, la suicida y de aquel entonces, extraigo esta entrada fechada el 4 de Octubre de 2010. Este fue mi encuentro. A todas luces muy recomedable además de rendir este reconocimiento, reconfortante presentir la intensidad a la que los personajes sucumbieron.

Link FUNDACIÓN ZENOBIA-JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Fui buscando a J.Ramón (como firmaba en sus comienzos) y me encontré con Marga Gil Roësset, y después con sus otras mujeres: Blanca Hernandez-Pinzón, Susana Almonte y Carmen Rasco, "las moguereñas", las francesas: Jeanne Roussié y Francina a las que el poeta dedicó sus versos más encendidos: "Tu sexo negro, suave como un pulmón de pájaro", o " cuando te levantaba las faldas perfumadas", después vendría el sanatorio del Rosario y allí las tres novicias: Pilar Ruberte, Filomena y Amalia Murillo, de todas ellas sería Pilar la que más pasión convocó en su pluma, así dice evocándola: " Desde el primer día me pareció un mármol de museo, ablandado y calentado por mi", o " Deshojábamos nuestros cuerpos ardientes", sin embargo, la Hermana Amalia sería trasladada ante el escándalo y él, expulsado del sanatorio, la seguiría Louise Grimm, una de esas mujeres "altas,finas, un poco mustias" y finalmente Zenobia, su amor definitivo. Pero hubo otra, que quedó discretamente al margen.

Fui buscando al hombre y allí estaba, entrelineas, en sobres cerrados.

Marga Gil Roësset quedó postergada, oculta, tapada del anecdotario humano, casi mundano del Juan Ramón, casi silenciada. 

Marga llego a Juan Ramón a través de Tagore, es decir de la mano de Zenobia, por entonces la traductora al castellano de su obra.


Implacable al desanimo y en silencio, emerge, y reivindica desde la pasión que la contuvo y que la hizo naufragar, su amor y su desdicha por el poeta, por quien terminó suicidándose la mañana del 28 de Julio de 1932, de un tiro.

En su diario escribiría: "Y es que, ya no quiero vivir sin ti, no... ya no puedo vivir sin ti, tú, como sí puedes vivir sin mí, debes vivir sin mí.... como sobro, lo mejor es irme, y como sin ti, es que ni quiero, ni me importa nada, lo mejor es morirme".

Marga, escultora de gran proyección, de bellísima porte y elegancia, estaba por aquellos días trabajando en un busto de Zenobia, un trabajo inconcluso. La misma mañana, destruyó en su estudio casi toda su obra.

El periódico LA LIBERTAD se haría eco de la noticia en la edición del día 30 de Julio.

Marga contaba 24 años y Juan Ramón 50.

Tal vez, esta y esas otras pasiones que hablan de un Juan Ramón apasionado, libertino, enamoradizo, no hacen más que amparar al hombre que escribe. ¿Acaso  el poeta puede dejar de ser hombre?.

En un sobre cerrado, encontrado en su casa de Puerto Rico, con el epígrafe "Lo de Marga", el poeta tras su muerte, en agosto de 1932 escribiría diversos poemas y versos sueltos: "Tu sufrimiento, muerta tú, se ha quedado expandido sobre mi, como el rojo del sol, después de puesto, por la tarde. Sentimiento sordo, profundo, concentrado, inmenso...." y esta extensa descripción:


MARGA (GIL ROËSSET) 
Yo me había imaginado que Marga era rubia, como Consuelo su hermana mayor; y creí entreverla así en la penumbra carminienta de un palco, una mañana de concierto. Aquella tarde Marga era, y era morena pálida, de verdoso alabastro, con ojos hermosos grises, y pelo liso castaño. Sentada tenía una actitud de enerjía, brazos musculosos, morenos, heridos siempre de su oficio duro. Y al mismo tiempo ¡tan frágil! Llevaba el alma fuera, el cuerpo dentro. Le dije al momento: "Amarga. Persa. Fuerte, viril". 
En su arte, escultura, pintura, también estaba siendo oriental. Una desvelada imajinación una fantasía sinuosa y delicada, enfondada en ritmo redondo, misticismo sensual. Con una gran personalidad enmedio, centro, médula, eje. A los 24 años se libraba ya de los fatales de la escultura máxima actual: Mestrovic, Einstein, Rosandich, Fiori. Iba a ella, se atraía a sí misma como un imán. 
Al momento quiso hacer las cabezas de mi mujer y mía. Empezó la de mi mujer. Un hallazgo desde el primer instante, una primera distribución maestra, después un sentimiento natural y sobrenatural a la vez, sacado del fondo, sin otra estilización que la necesaria. Mi mujer le dijo que parecía que la estaba haciendo brotar, como una fuente, de la tierra. Soltada la piel anterior. Evolucionaba, estaba en la naturaleza penúltima. Iba sin duda a lo perene. Nuestras cabezas (no hizo más que una, tenía prisa), estaban siendo ¡quién lo hubiera sabido! el ensayo para su estraordinaria escultura yacente, resucitada. 
Venía contenta, nueva, salida de sus nubes. Nos traía jenerosa el regalo de cada día, de cada mediodía, de cada hora: rosas, libros, frutas, papeles, cintas de colores, Sin duda se encontraba a gusto trabajando con nosotros, trabajadores como ella. Era un ejemplo de vitalidad exaltada, de voluntad constante, de capricho enérjico. Trabajaba hora tras hora sin descanso, de pié, con dolor físico, cabeza, hígado, muelas. Se deshacía las manos, se caía, se hería. Manchada de yeso, punteados, los ojos de piedra cobraban una belleza ácida, una expresión injente. Se iba ya de noche, corriendo. Siempre corriendo, entrando, saliendo, cargada de cosas, subiendo, bajando. Dormía poco, abandonaba el comer. Café, té, vida abreviada. No le importaba seguramente vivir. Una estoica. 
Habíamos llegado a las Rozas a las 9 y 1/2, después de buscarla en vano por Madrid. Estaba en la mesa de operaciones de la Clínica de Urjencia Omnia. Un tiro en la cabeza, con la belleza no destrozada, descompuesta. Su mano estaba caliente, latía su pulso. Sangre a borbotones por la boca, la frente vendada de gasa. Una mirada ancha dilatada, salida, pero ¿sin ver?
 con algunos cipreses. Fue llevada en hombros en su caja blanca llena de rosas. El forense le hizo una autopsia de hora y media y cuando salió llevaba el zapato de lona con sangre de Marga. Pasaban trenes por un lado, coches por otro. La fosa tenía tres metros de honda. A las 8 le echaron la primera tierra, con un ocaso amarillo miel tras el Guadarrama morado. 

Si pensaste al morir que ibas a ser bien recordada, no te equivocaste, Marga. Acaso te recordaremos pocos, pero nuestro recuerdo te será fiel y firme. No te olvidaremos, no te olvidaré nunca. Que hayas encontrado bajo la tierra el descanso y el sueño, el gusto que no encontraste sobre la tierra. Descansa en paz, en la paz que no supimos darte, Marga bien querida. 


Juan Ramón Jiménez 


De: Españoles de tres mundos y A B C literario de 14 de noviembre de 1997, más completa que la primera ya que, Francisco Hernández Pinzón, suprimió de dicha edición los tres últimos párrafos, para no herir a la familia de Marga y, posteriormente, su hija Carmen, los entregó al Diario ABC.


Existieron alguna vez los paraísos?.




" Si un hombre atravesara el paraíso en un sueño, y le dieran una flor como prueba de que había estado allí, y si al despertar encontrara esa flor en su mano... 
¿Entonces qué?"

Fragmento de La Flor de Coleridge de Jorge Luis Borges.

*

Posiblemente ya estuvimos allí.





Es posible que el incansable viaje del hombre a las estrellas, en busca de huellas de otros Armstrong's, nos conduzca irremediablemente a paisajes tan cercanos como este del Parque Nacional del Teide. Tal vez quede más cerca de lo que creamos ese horizonte tan anhelado para nuestra especie.

Fotografías A. Morales (C) 2012

Maquillaje.





Nada sería lo mismo sin la complicidad de Lightroom y PS, o bien la realidad sería más sobria, menos glamurosa, y ya nuestra memoria y sus alucinaciones se encargaría de crear los efectos necesarios para dulcificar la escena. Por eso nada es lo que parece, en cualquier caso el principio del maquillaje es el mismo, te invito a salir a la calle tal cual tú eres, sin artificios ni accesorios. ¿Desde cuándo no dejas de añadirte esas gotas de tu particular Chanel nº 5?. Si es que estamos hechos unos zorros.
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)