La Luna de Octubre (VI)


Como aquella otra recién licenciada, Eugene descendió del autobús de línea y percibió la intensidad de los rayos del sol sobre su rostro. Brunello poco antes le había enviado un mensaje indicándole que no podría ir a recibirla, debía ausentarse, que todo estaba dispuesto, que le aguardaba una grata sorpresa y añadía una invitación que postergaba el reencuentro a la cena. 

Eugene se reconoció inmediatamente al caminar por aquel empedrado medieval, ascendiendo por la vía Giuseppe Mazzini hasta divisar el castillo y justo enfrente su refugio, Il Barlanzone.

Como si fuese observaba, nada más acceder al apartamento, recibió un nuevo mensaje de Brunello, que la invitaba a mirar bajo la almohada. Con cierta complicidad juvenil trató de encontrar alguna muestra de la común atracción que ambos se tenían. En su lugar un sobre repleto de anotaciones, fragmentos y apuntes, sin aparente orden y el libro “Física para la ciencia y la tecnología” lleno de anotaciones.  Perpleja por lo acontecido, comenzó a extender sobre la cama los recortes tratando de entender el misterioso mensaje recibido. 

Descorrió las cortinas, accedió a la terraza, contempló Montalcino y se alegró de haber vuelto. Excitada y sin nada mejor que hacer, decidió entrar en el juego. Descolgó el teléfono, pulsó el nº 9 y pidió a la recepción que le subieran  una botella de Salvioni, un excelente reserva rosado.

No acertaba muy bien a comprender aquel acertijo, los recortes hablaban de conceptos relativos al tiempo, el sonido... ¿cómo sabía Brunello el objeto de la investigación que llevaba a cabo junto al profesor Cusack?, los últimos cinco años no tuvieron contacto alguno y la discreción con la que gestionó aquel asunto deberían haber propiciado el mayor de los anonimatos en su investigación, en cambio toda aquella suerte de datos esparcidos ahora sobre la cama, le sugerían un camino paralelo que la inquietaban.

Eugene se sustrajo a un recorte publicado por el CORRIERE DELLA SERA el 2 de Mayo de 1972, se hacía eco de una noticia de lo más inesperada. Un monje italiano anunciaba que el Vaticano había inventado una máquina capaz de fotografiar el pasado. Contó que el aparato les había permitido asistir a momentos tan extraordinarios que el voto de obediencia no le permitía revelar. Le llamaron “cronovisor” al artilugio, un asunto que implicaba al mismo Pio XII que terminaría declarándolo secreto y finalmente sometiéndolo a un total hermetismo.

En su lecho de muerte, Ernetti afirmó haber creado junto con otros doce científicos, entre los que incluía a Enrico Fermi y Wernher von Braum, una máquina capaz de captar imágenes del pasado. Según narrara estaba en la Universidad Católica de Milán intentando filtrar los armónicos de cantos gregorianos con el franciscano y médico Agostino Gemelli, cuando éste, cansado de los fallos del equipo, invocó en voz alta la ayuda de su padre muerto. Inmediatamente después, los religiosos comprobaron que la grabadora con la que trabajaban había captado una voz que decía: «Yo te ayudo. Siempre estoy contigo».

Aquella inesperada psicofonía como se determinó en llamar a ese fenómeno se le presentó al Papa, la explicaciones y curiosidad suscitada en el mismo, propició la creación de un proyecto secreto que se iniciaría en los años cincuenta. Ernetti expuso que el principio de transformación de la energía, facilitaba creer que era posible “sintonizar” con imágenes y sonidos de todas las épocas que persistían flotando a nuestro alrededor, en una suerte de otro nivel. El benedictino Ernetti murió en 1994, y mantuvo hasta el final que el cronovisor existía.
Una anotación manuscrita de Brunello se colaba en aquella historia ¿por qué el sonido se propaga alrededor de las esquinas mientras la luz lo hace en linea recta?.



Imágenes: La Petite Ecole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)