París en enero.











Este París que he vuelto a ver, parece adscrito a su pasado más monumental. No quedan demasiados rescoldos de aquellos viejos-ilustres rompe-esquemas, sus barrios más emblemáticos se han convertido en barrios sin más. No se divisa ese perfume de la mística que hace cultivar el genio a los artistas, tan solo su tenue huella. París es una ciudad que vive de sus ahorros que no transgrede, que no empuja, que solo mantiene, que pule y da brillo. Es una ciudad rectilínea, transparente, simétrica, oportunamente bien aprovechada, pero sin artistas. Aquellas francesas, de estilizado corte, glamourosas, únicas, impecables, hoy viven tamizadas con la presencia de todas las etnias y los mercadillos, como en cualquier lugar de este sur Europeo van regando de productos mal elaborados, cobrados en negro y pagados en francos para colaborar a esa mala versión de la aldea global que pretende sustituir lo singular por lo bastardo. Para mí un París sin acordeón en sus calles, sin un loco creador de formas fiel a si mismo o un libre pensador capaz de mirar dónde nadie alcanza, no es París que se precie. Por lo demás, París es esa otra vieja dama enjoyada, con memoria, con cuentos para contar a oscuras, con callejones por los que no transitar, con pequeñas provocaciones que invitan a pensar que tal vez haya una nueva oportunidad. Es la letanía de la ciudad, históricamente los barrios fueron mudando su piel, como lo cantara Aznavour en su Bohème, ahora por el contrario es toda la ciudad la que tiene ese aspecto que necesita reencontrarse consigo misma.


Yo les hablo de un tiempo
Que los menores de veinte años
No pueden conocer
Montmartre en ese tiempo
Descolgaba sus lilas
Justo bajo nuestras ventanas.
Y si el humilde cuartito
Que nos servía de nido
No tenía buen aspecto.
Es ahí que nos conocimos
Yo que pasaba hambre
Y tú que posabas desnuda.
La bohemia, la bohemia

Charles Aznavour

Fotografías: A. Morales (C) 2013

Hotel LA NOTRE DAME




4 comentarios:

  1. Anónimo9/1/13 14:13

    Enamorada de París me vine tras la primera visita, enamorada de nuevo con la segunda, enamorada la tercera vez... y ahora con tus fotos, no podía ser menos, enamorada de esa ciudad me hallo.

    Bicos:

    Eva C.

    ResponderEliminar
  2. Has sabido sacar algo nuevo de algo fotografiado mil veces, enhorabuena.

    Supongo que los locos, los creadores y los soñadores siguen existiendo, pero cada vez se refugian en sitios más extraños, y algunos hasta se disfrazan de gente normal para no tener que dar explicaciones...

    ResponderEliminar
  3. Así es que el genio de Beauséant tiene que saltar de sombra en sombra para no dejar muchas pistas. Ya decía yo.

    ResponderEliminar

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)