Memorias de una fea escritas por un estúpido.


Es cierto que desde mi perspectiva de hombre básico, la circunscripción del concepto belleza tiene unas connotaciones rígidas en cuanto a lo formal del asunto, y es muy fácil predeterminar que es bello y que no, y con la definición viene la demoledora concepción y de su mano la postergación a un segundo, tercer o inexistente plano de todo aquello que no obtenga plaza en el canon. Todo esto es muy elemental y genuinamente estúpido por cuanto condeno a tantas cosas a esos espacios de marginación, sean personas o no, y del mismo modo en la vida real, la belleza sui generis actúa de un modo demoledor casi rozando el más puro nazismo, agrupando a un lado y otro, separando en perfectas asociaciones a feos y guapos. Esta desviación psíquica no actúa solo contra otros también es mi propio repelente y autocastigo por cuanto cada vez soy más crítico conmigo mismo, al quedar marginado de ese mismo canon que esculpe el concepto de belleza, vamos que no me soporto visualmente ni medio segundo y cada vez la repulsión es mayor.

Dicho todo esto, y ahora viene mi reflexión.... conducía hacia Sevilla cuando un semáforo me puso en línea con una furgoneta domestica de estas que sirven para todo, cargar personas o cualquier abastecimiento que se precie. El momento fue único y transcendental, algo que ninguna guapa ha conseguido, que no es otra cosa que hacerme emocionar y sentir verdadero pánico por el horror de mi festiva actitud. En aquel vehículo, en el asiento de atrás viajaba una mujer, una chica de unos veintipocos años. La naturaleza le agració con una cabeza desproporcionada, incluso parecía presentar cierta deformación, ese detalle que la hace mitad monstruo mitad humana, algo que sin duda la había proscrito de muchas situaciones comunes, viviendo postergada a otros espacios en los que ver sin ser vista. Cruzamos la mirada un par de veces, primero un hecho espontaneo, casual, después curiosidad, morbo tal vez y cada vez que lo hacíamos, un gesto femenino dulce, tímido, inmensamente bello aparecía tras de aquella mascara humana, la mujer que vivía agazapada dentro de ella pretendía salir, pero su otro yo, la que la repudiaba, la hacía contenerse, esconderse, volverse hacia dentro. No he encontrado tanta humanidad en tan breves instantes como en ese momento, ni me he encontrado más inhumano por cuanto en tantas ocasiones ni me fijado, ni he mantenido la mirada, sino que simplemente he desdeñado el perfil de esos otros que no daban la talla de una belleza impositiva, simplista, sexista, fugaz, inhumana a la que casi todos nos plegamos siendo sin saberlo víctimas y verdugos en un baile cruel sin final que cada vez es más grotesco, vulgar y carente de sentimientos.

Aquella muchacha probablemente no haya conocido a su estereotipo de príncipe azul, y estando como está el patio más nos vale un buen jornalero, trabajador y cariñoso que un impostado y estirado panfleto de estilismo social. Ella no lo sabrá nunca, pero le agradezco los 5 segundos de humanidad con los que aquella mujer me regaló aquella mañana, aún hoy al recordarlo es capaz de contagiarme con un enorme sentimiento de armonía y reencuentro entre seres sencillamente diferentes.

Estoy cansado de la suerte de la guapa/o, y de que por este hecho banal la vida tenga una dimensión diferente. No es justo. Y además conviene no olvidar que el 80% de la atracción inicial es meramente animal, y ya se sabe entre animales solo vale oler, marcar y depositar semillas, y a otra cosa mariposa.

Hoy, me he alejado al menos unos centímetros de ese Mengele repulsivo que forma parte de mi propia personalidad en cuestiones de belleza.


Fotografías: A.Morales. (c)

"La soledad es necesaria para gozar de nuestro propio corazón y para amar, pero para triunfar en la vida es preciso dar algo de nuestra vida al mayor número de gentes."
Stendhal

2 comentarios:

  1. Es tan, tan cierta esa frase de que la belleza siempre sorprende menos el segundo día...

    Estoy cansada de oír comentarios del tipo "no sé como están juntos, con lo guapa que es ella y lo feo que es él"... y viceversa. Parece que las guapas con los guapos deben de estar y los feos con las feas, (y de ahí todas las combinaciones posibles: as/as y os/os también), y no digo yo que la belleza esté en el interior, sino más bien la belleza está en quien mira y en los gestos y en la forma de ser y actuar del que es mirado, que se necesita buena gente y gente buena, no caras bonitas vacías por dentro y si esas buenas personas son además guapas, pues vale y si no lo son igualmente vale...

    La belleza caduca, la bondad no tiene por qué...

    Besitos mil, desde el norte.

    Eva C.

    ResponderEliminar
  2. Dicho esto, es verdad que hay gente que es guapa "al uso" por fuera y tienen un enorme corazón por dentro, del mismo modo modo que hay "feos" que son miserables de espíritu. La belleza como fortaleza no deja de ser un tipo de prostitución para quién la ejerce. Saludos.

    ResponderEliminar


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)