El orgullo que te hace no mirar al suelo.


Los desfiles militares tienen algo de eso tan común a otras celebraciones, cuándo concitan a la llamada a tantos nostálgicos como a simples utópicos de cualquier color. El hecho de integrar una parte de esa masa humana crea un lazo invisible y así los sentimientos exaltados parecen impregnar el aire y hacen participe en menor o mayor grado a cuantos asisten atónitos al escenario del acto teatral. Los desfiles militares tienen algo de ese ritmo tan común en las manifestaciones religiosas o parareligiosas que tan bien se nos dan. Tal vez lo mejor de nuestro ADN, porque "dios" estuvo hasta en la sopa en estos últimos 60 años. 

Los rusos cuándo desfilan, elevan el cuello y miran al cielo en señal de orgullo. Una desafiante aunque notoria manera de portar un arma que por lo general solo sirve para someter al oponente o para defender los criterios como identidad común.

Los rusos con su orgullo y su silencio, caminan delante de mundo Occidental con su cabeza mirando al cielo, sin pestañear, si dar demasiadas justificaciones a decisiones que entienden son las que corresponden tomar, ajenos a la lenta diplomacia Europea o Americana. Tal vez conocen bien nuestra enfermedad, nuestros defectos y nuestro doble juego.

Tienen orgullo porque lucharon y ganaron al NAZI loco de Hitler, mientras que nosotros perdimos dos guerras, y la nuestra se nos llevó todo el tiempo, las energías y a los ideólogos que pudieran aclararnos el camino. Nosotros vivimos a la sombra de un Régimen que esquilmó los principios, que puso a "dios" como estandarte y que hizo que el pensamiento libre solo fuese un modo exótico de entender la sociedad propia de artistas. Somos la generación que dejó el postfranquismo, la de la joven Democracia que hemos construido entre todos, careciendo de raíces que se pierdan en las generaciones que nos han precedido, que hayan tenido una continuidad genética en la historia que no haya sido seccionada o estirpada.  Ese veneno de la Equidad, Justicia y Libertad es posible que aún esté lejos de concebir el verdadero sentido que nos una como pueblo en un objetivo común. Asco dais políticos mediocres sin ambición como pueblo, que solo aspiráis a obtener cuotas de poder ocultos en vuestros "principios" de trapillo. ¿Cuantas generaciones son necesarias para acabar con esto?.

No hay dos Españas, pero a veces lo parece.

*

Russian Army Parade Victory Day, 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)