Y tú que opinas?.

Tienes opinión?, pues comenta, déjate de tanto copiar y pegar solamente. 
A mi lo que me interesa es tu opinión?.
Arriésgate, mójate diciendo lo que piensas. 
Un titular sin más ¿qué quiere decir?, que es bueno?, que es malo?, que estás a favor?, que estás en contra?... Sabes expresarte? pues que se note.

Viaje a LOS SESENTA * Liverpool.






Viaje a los sesenta (de arriba-abajo): Calle Penny Lane, en el cementerio junto a la tumba de Eleanor Rigby, la cancela de Strawberry Field donde comimos unas fresas In Memorian; en la famosa biblioteca de Liverpool y puerta de la casa de Paul Maccartney.

Traidor y Criminal, Gregorio Haro Lumbreras


Hace años leí, el complejo y extraordinario trabajo de Francisco Espinosa Maestre, cuyo título no podía ser más contundente LA GUERRA CIVIL EN HUELVA, y desde entonces me ha martilleado un nombre en la cabeza, GREGORIO HARO LUMBRERAS.

Antes de proseguir, haré referencia a un sencillo monumento con el que cada vez que voy a Sevilla, me cruzo, y al que miro de reojo, en silencio y con mucho respeto, y no es otro que el que sitúa en término de Camas, en el sitio denominado LA PAÑOLETA.

Todos estos elementos tienen un hilo conductor, y no es otro que la historia de un traidor a la República.

En los primeros días del golpe militar, Huelva no se sumó y permaneció fiel a la institución, en ese impás se le encomendó al entonces Comandante Gregorio Haro Lumbreras la misión de conducir una columna de guardias civiles y fuerzas de asalto, a la que se le fue sumando civiles procedentes de los distintos pueblos de la provincia, con dirección a Sevilla para contrarrestar la rebelión militar. A su paso por Triana, fueron aclamados por los izquierdistas, que ya preparaban barricadas, no obstante la columna prosiguió y se adentro en la ciudad sin producirse enfrentamiento alguno, motivo de asombro de los trianeros.Días después estos mismos soldados, tomarían parte en la conquista de este barrio sevillano. La traición se estaba consumando.


Al mismo tiempo en la cuenca minera, se organizó un grueso de milicianos -se calcula de 200 a 300 hombres-, que organizados con más corazón que razón, se dispusieron en varios vehículos -unos 14- cargados con pólvora de las minas, a dar su apoyo a la República, pensando que Sevilla estaba dividida y desconociendo con exactitud la situación del momento. Llegarían a la Pañoleta, durante la mañana del domingo 19, y fueron atacados por fuerzas del mando del comandante Haro Lumbreras, quienes mejor pertrechados y parapetados, dispararon a los vehículos cargados de hombres y pólvora, haciendo volar por los aire a muchos de ellos y tomando preso a quienes no pudieron escapar en un primer momento, para más adelante ajusticiarlos sin piedad.



A raíz de este "glorioso" hecho, al traidor se le proclamo "el héroe de la Pañoleta" y más aún se le concedió la medalla del mérito Militar, y así se anunció en primera plana del diario LA PROVINCIA, el sábado 5 de septiembre de 1936, finalmente fue asesinado por los sublevados el Gobernador Civil D. Diego Jiménez Castellanos, y en su lugar fue nombrado para tal cargo a este soldado traidor, el comandante Haro Lumbreras.
Por algunos años estuvo en Huelva, y no solo se destacó por su fidelidad al alzamiento militar, sino que no dignificó el cargo del nuevo orden,y se dedico a medrar, robar y hacer de esta ciudad un campo de minas, donde todos eran sospechosos, donde todos debían de algún modo rendir pleitesía.


De Haro, se apropio de las "alhajas" que las mujeres nacionales -todas por decreto militar- donaron para la "Causa Nacional", y simplemente se lo gastaba en putas -como bien era conocido, pues muchas de ellas, lucieron después los regalos que recibía de tan ilustre personaje- o en amasar su propia fortuna de vencedor, algo que llevaba implícita su gesta a su entender.

Este es el personajillo, y el guardia civil Miguel Jiménez Talavera, la mano que de algún modo dio merecida cuenta de tanta vileza, descargándole cinco balas -pocas me parecen a mi- a las siete de la tarde del 26 de febrero de 1941, en la ciudad de León, resultando muerto por "paralización cardiaca", de lo mismo que él fallecería horas mas tarde tras un tiroteo con otros números de la Guardia Civil.
Miguel Jiménez Talavera, ha pasado delante de nosotros sin que su historia, o su pulso decidido, fueran conocidos.
Creo que sería muy injusto, que éste hombre, cuyas razones desconozco, pasase desapercibido, pues de un modo u otro, hizo justicia, la justicia de la guerra, la de la sinrazón, la del ojo por ojo, pagándole con las monedas que De Haro sabia también utilizar: 5 balas.

Gracias a Miguel Jiménez Talavera, la memoria de muchos hombres/mujeres de Huelva y su provincia se liberaron de la angustia, de la impotencia que el Comandante Gregorio Haro Lumbreras "héroe de la Pañoleta" les hizo sufrir durante años, desde el aciago 18 de julio de 1936. Como bien referencia Luis Carlos Cano "los mismos falangistas le llamaban EL ASESINO", se le abrió Consejo de Guerra por recibir dinero a cambio de favores o por regalar joyas entregadas PARA LA CAUSA a putas. Salió absuelto. Sería expulsado de Huelva en febrero del 37.

Recaiga sobre sus bienes y herederos la maldición de la gente de buena fe, de cuanto recibieron manchado y no devolvieron a sus legítimos propietarios.

"La memoria es uno de los pocos recursos que tenemos para defendernos de la historia, que siempre escriben los vencedores" 
J. Ramoneda.

Referencias: La Justicia de Queipo y La Guerra Civil en Huelva de Francisco Espinosa Maestre.
HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea. Número 7 (2007) .
Blog de José calderón, Historias Sevillanas., entre otros.

No sabéis cómo me ha estado mareando este nombre estos años. Me pareció tan cobarde su actitud, y al mismo tiempo veía a esos mineros y campesinos cargados de ideales masacrados con total vileza, que aunque alegrarse por el final tan miserable que tuvo este "héroe", me ponga a su altura, para ser sincero conmigo mismo, es justicia, que de no hacerlo sería desleal a mis sentimientos.

Criminal GREGORIO HARO LUMBRERAS


Hace años leí, el complejo y extraordinario trabajo de Francisco Espinosa Maestre, cuyo título no podía ser más contundente LA GUERRA CIVIL EN HUELVA, y desde entonces me ha martilleado un nombre en la cabeza, GREGORIO HARO LUMBRERAS.

Antes de proseguir, haré referencia a un enclave geográfico que sitúa en término de Camas, en el sitio denominado LA PAÑOLETA. Hace unos días expresamente transité por la cuesta dónde se gestó el execrable crimen. Mientras la bajaba poco a poco fui comprendiendo la estratégica vaguada, y la inevitable trampa mortal.

Todos estos elementos tienen un hilo conductor, y no es otro que la historia de un traidor a la República.

En los primeros días del golpe militar, Huelva no se sumó y permaneció fiel a la institución, en ese impasse se le encomendó al entonces Comandante de la Guardia Civil Gregorio Haro Lumbreras la misión de conducir una columna de guardias civiles y fuerzas de asalto, a la que se le fue sumando civiles con gran alborozo, arrojo y valor, procedentes de los distintos pueblos de la provincia, con dirección a Sevilla para contrarrestar la rebelión militar. El golpe estaba en sus primeras horas. A su paso por Triana, fueron aclamados por los izquierdistas, que ya preparaban barricadas, no obstante la columna prosiguió y se adentro en la ciudad sin producirse enfrentamiento alguno, motivo de asombro de los trianeros.Días después estos mismos soldados, tomarían parte en la conquista de este barrio sevillano, deteniendo y probablemente ejecutando a los convidados de piedra que días antes se habían sumado, creyendo que se dirigían a defender la República. La traición se estaba consumando.

Al mismo tiempo en la cuenca minera, se organizó un grueso de milicianos -se calcula de 200 a 300 hombres-, que organizados con más corazón que razón, se dispusieron en varios vehículos -unos 14- cargados con pólvora de las minas, a dar su apoyo a la República, pensando que Sevilla estaba dividida y desconociendo con exactitud la situación del momento. Llegarían a la Pañoleta, durante la mañana del domingo 19, en aquel engaño, fueron atacados por fuerzas del mando del comandante Haro Lumbreras, quienes mejor pertrechados y parapetados, dispararon a los vehículos cargados de hombres y pólvora, haciendo volar por los aire a muchos de ellos y tomando preso a quienes no pudieron escapar en un primer momento, para más adelante ajusticiarlos sin piedad.


A raíz de este "glorioso" hecho, al traidor se le proclamo "el héroe de la Pañoleta" y más aún se le concedió la medalla del mérito Militar, y así se anunció en primera plana del diario LA PROVINCIA, el sábado 5 de septiembre de 1936. Días después fue asesinado por los sublevados el Gobernador Civil D. Diego Jiménez Castellanos, y en su lugar fue nombrado para tal cargo a este traidor, el comandante Haro Lumbreras.

Por algunos años estuvo en Huelva, y no solo se destacó por su fidelidad al alzamiento militar, sino que no dignificó el cargo del nuevo orden,y se dedico a medrar, robar y hacer de esta ciudad un campo de minas, donde todos eran sospechosos, donde todos debían de algún modo rendir pleitesía.

De Haro, se apropio de las "alhajas" que las mujeres nacionales -todas por decreto militar- donaron para la "Causa Nacional", y simplemente se lo gastaba en putas -como bien era conocido, pues muchas de ellas, lucieron después los regalos que recibía de tan ilustre personaje- o en amasar su propia fortuna de vencedor, algo que llevaba implícita su gesta a su entender.

Este es el personajillo, y el guardia civil Miguel Jiménez Talavera, tal vez ajeno a la calamidad de tamaño criminal, la mano que "dios" dispuso en su camino, que de algún modo dio merecida cuenta de tanta vileza, descargándole cinco balas -pocas me parecen a mi- a las siete de la tarde del 26 de febrero de 1941, en la ciudad de León, resultando muerto por "paralización cardiaca", de lo mismo que él fallecería horas mas tarde tras un tiroteo con otros números de la Guardia Civil.

Miguel Jiménez Talavera, ha pasado delante de nosotros sin que su historia, o su pulso decidido, fueran conocidos.
Creo que sería muy injusto, que éste hombre, cuyas razones desconozco, pasase desapercibido, pues de un modo u otro, hizo justicia, la justicia de la guerra, la de la sinrazón, la del ojo por ojo, pagándole con las monedas que De Haro sabia también utilizar: 5 balas.

Gracias a Miguel Jiménez Talavera, la memoria de muchos hombres/mujeres de Huelva y su provincia se liberaron de la angustia, de la impotencia que el Comandante Gregorio Haro Lumbreras "héroe de la Pañoleta" les hizo sufrir durante años, desde el aciago 18 de julio de 1936. Como bien referencia Luis Carlos Cano "los mismos falangistas le llamaban EL ASESINO", se le abrió Consejo de Guerra por recibir dinero a cambio de favores o por regalar joyas entregadas PARA LA CAUSA a putas. Salió absuelto. Sería expulsado de Huelva en febrero del 37.

Recaiga sobre sus bienes y herederos la maldición de la gente de buena fe, de cuanto recibieron manchado y no devolvieron a sus legítimos propietarios.

"La memoria es uno de los pocos recursos que tenemos para defendernos de la historia, que siempre escriben los vencedores" 
J. Ramoneda.

Referencias: La Justicia de Queipo y La Guerra Civil en Huelva de Francisco Espinosa Maestre.
HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea. Número 7 (2007) .
Blog de José calderón, Historias Sevillanas, entre otros.

No sabéis cómo me ha estado mareando este nombre estos años. Me pareció tan cobarde su actitud, y al mismo tiempo veía a esos mineros y campesinos cargados de ideales masacrados con total vileza, que aunque alegrarse por el final tan miserable que tuvo este "héroe", me ponga a su altura, para ser sincero conmigo mismo, es justicia, que de no hacerlo sería desleal a mis sentimientos.

La Cripta de la Iglesia Catedral de La Merced de Huelva.

www.huelvabuenasnoticias.com

La cripta de la Iglesia-Catedral de La Merced de Huelva

» Nuestro colaborador Adolfo Morales realiza una interesante visita al interior de la cripta de la Catedral de La Merced para comprobar su estado actual y hacer un repaso por la historia de este emblemático y desconocido lugar.
16 mayo 2014
Estado actual de la cripta. / Foto: Adolfo Morales.
Estado actual de la cripta. / Foto: Adolfo Morales.
Adolfo Morales. El pasado 13 de Mayo en compañía de mi amigo Pedro J. Ruiz-Constantino Pérez y tras haber solicitado la autorización y gentileza de su párroco D. Daniel Valera Hidalgo, Vicario Episcopal para la Transmisión de la Fe, y con la amable compañía de Eulogio Miguel Bellido Jorge, cuidador y hombre “para todo”,nos dispusimos a vivir lo que para nosotros era sin lugar a dudas una experiencia especial, bajar a la tan poco conocida Cripta de La Merced, a un rincón de la historia de Huelva, que prácticamente pasaba una vez más de puntillas ante nosotros, una sensación que no podía menos que aumentar la inquietud ante este momento único como excepcional.
A través de las fotografías que tomamos podéis ver que en la actual sacristía existe una arqueta con una tapa en dos piezas de mármol blanco, que una vez removidas de su asiento, dejan un hueco de 100 cm de largo x 60 cm de ancho,  que deja ver un pavimento oscuro, ligeramente húmedo y cubierto de restos de obra, polvo y arena que lucen en tono ceniza por igual.
Simulación libre de la ornamentación de la cripta. / Foto: Adolfo Morales.
Simulación libre de la ornamentación de la cripta. / Foto: Adolfo Morales.
Bajamos, y la estancia que ahora se vuelve dificultosa al ser su altura aproximadamente de 1 m, fruto de las obras llevadas a cabo por las Hermanas del Vicente de Paul en 1876 al hacerse cargo del hospital, -debido al deterioro que presentaba el edificio así como su necesaria adaptación-, que modificaron entre otras, la sacristía que fue elevada, dejando bajo la misma la sala que ahora visitamos, y ocultando consiguientemente la cripta que pretendemos contemplar. Esta incómoda estancia rectangular de 2 x 11 m, deja observan bajantes y otras tuberías del inmueble ya sin uso, y justo en el frente, se abre una bóvedala cripta en la que se divisa aún un dibujo simulando el aura de una cruz del mismo estilo barroco de su fachada, un altar y a ambos lados unas oquedades preparadas supuestamente para contener los enterramientos de los Condes de Niebla y familiares, si bien aparecen diáfanos y sin huellas de haber nunca contenido nada. El aspecto general se presenta abandonado, desordenado, sucio y en malas condiciones.
Adolfo Morales, el autor, en el interior de la cripta.
Adolfo Morales, el autor, en el interior de la cripta. / Foto: P. Ruiz.
Pero la cripta, ¿qué historia conlleva y dónde están los condes?
Todas las referencias apuntan a que una vez de retorno de la corte de Felipe III, en sus dominios de Huelva, los recién desposados  don Manuel Alonso Pérez de Guzmán –primogénito del duque de Medina Sidonia- y doña Juana Lorenza Gómez de Sandoval (los padres de Luisa de Guzmán), tras la restauración del castillo de San Pedro, y la supervisión de las obras de ampliación de la que sería su casa-palacio en 1599, pretenden abrir en la villa un nuevo ciclo de su historia.
Abriendo la cripta.
Abriendo la cripta. / Foto: P. Ruiz.
En la Crónica General de España dirigida por D. Cayetano Rosell y editada en Madrid en 1866 (1) ya se apunta que “Los Condes de Niebla junto con fray Juan Bautista del Santísimo Sacramento, fundador de la reforma de Nuestra Señora de la Merced, determinaron establecer un convento de su instituto en su villa de Huelva, el sexto de la reforma, ya el 13 de abril de 1605 se aviene a que la fundación debía ser para doce religiosos al menos, en la ermita de San Roque de la Vega…
…En vísperas de Pascua de Pentecostés llegaron a Huelva, el 28 de mayo de 1605, catorce religiosos procedentes de Sevilla, al día siguiente se bendijo la iglesia, se depositó el Sacramento y tomaron posesión los religiosos. Más adelante llegó a ser noviciado y siempre en él hubo al menos cuarenta religiosas”.
Bajando al interior. / Foto: P. Ruiz.
Bajando al interior. / Foto: P. Ruiz.
En palabras de María Asunción Díaz Zamorano en Ah Andalucía en la Historia (2) “el comienzo de las obras del convento vendría a avalar la consolidación de Huelva como nueva capital del Condado de Niebla.
Se elige para sí el lugar, el que ocupase la antigua ermita de San Roque, que situándose en el extremo norte de la villa pretendía salvaguardar de la peste, uno de mayores males del momento, siendo aún muy reciente en Huelva la anterior epidemia de 1602.
“El lugar elegido se encontraba además en el corazón del barrio de la Vega, un conglomerado de calles de trazado irregular entre salinas y campos cultivados, que aglutinaba una creciente población de campesinos y marineros. Respaldado por el patronato que sobre él ejercen los condes de Niebla desde su fundación en 1605, muy pronto se convertiría en la comunidad más potente de la villa. 32.000 ducados gastaron sus patronos en la construcción y dotación del convento y su iglesia, que desde antes de 1610contaba ya con una imagen mariana de Martínez Montañés y desde 1617 con cinco lienzos de Herrera el Viejo. Un año más tarde, el propio conde traía por mar desde Sanlúcar de Barrameda la imagen de la Virgen titular de La Merced, con todo el boato y el esplendor que la ocasión merecía”.
La arqueta.
La arqueta.
María Asunción Díaz Zamorano  significa en su análisis que “el nuevo edificio dialogará visualmente con elcastillo de San Pedro, que asoma imponente desde el cabezo del mismo nombre”.
El edificio presentó desde sus inicios muchos problemas estructurales debido a asentarse en una zona de marismas lo que ocasionó muchas humedades y peligros en la cimentación, litigios, reclamaciones a causa de los costes de mantenimiento y sustentación del edificio fueron una constante y muchos años después el terremoto de Lisboa de 1755 acabó de llevarlo a la ruina. Posteriormente se mezclan épocas de abandono y restauración, cambiando de manos y su espacio adaptándose a diversos servicios.
¿Es posible que cualquier tumba que pudiera contener la cripta, llegado el estado de ruina que alcanzó el edificio fuese requerida por el ducado de Medina Sidonia y trasladadas a mejor morada?
 Iglesia y antiguo convento de la Merced y actual Auditorio de Sanlúcar de Barrameda.
Iglesia y antiguo convento de la Merced y actual Auditorio de Sanlúcar de Barrameda.
Fernando Cruz Isidoro a través de “La casa ducal de Medina Sidonia y el convento de capuchinos de Sanlúcar de Barrameda” especula que una vez que había sucedido a su padre y ostentando el título de VIII Duque de Medina Sidonia y a sabiendas de la riqueza y poder que esto suponía, se plantea ponerse “a recaudo de envidiosos, y la religión, le proporciona una buena cobertura. Siendo aún Conde de Niebla título que ostentan los primogénitos del Ducado de Medina Sidonia, funda en 1605 junto a su esposa en  Huelva, donde residían por aquel entonces, un convento de mercedarios descalzos en el que estableció un patronato perpetuo que le permitía poner sus armas y enterrase con sus descendientes en la iglesia a cambio de levantar el edificio y contribuir al sustento de su comunidad con 300 ducados y 60 fanegas de trigo anuales, patronato que repitió a lo largo de once años, más tarde, muerto su padre, funda en Sanlúcar de Barrameda un convento mayor y más lujoso de la misma orden, que a su postre se convertirían en su más personal creación y panteón. La construcción de la Iglesia de La Merced de Huelva se volvió costosísima y le obligó a concentrar todos los esfuerzos y recursos disponibles en ella hasta su conclusión en 1625”, colocándose el Santísimo en ella el domingo infraoctavo de la Epifanía 12 de enero de 1625 a los 9 años de la erección del convento.
Interesante visita a la Catedral de La Merced. / Foto: Adolfo Morales.
Catedral de La Merced. / Foto: Adolfo Morales.
Lo cierto es que el Conde de Niebla y VIII Duque de Medina Sidonia don Manuel Alonso Pérez de Guzmán y doña Juana Lorenza Gómez de Sandoval(los padres de Luisa de Guzmán fundaron el también convento de religiosos descalzos de Nuestra Señora de La Merced de Sanlúcar de Barrameda. La iglesia se concluye con sus ornamentos a fines de 1624. Y allí descansan, en La Iglesia de La Merced que curiosamente guarda similitudes protobarrocas en su decoración con la de La Merced de Huelva, edificio hoy reconvertido en Auditorio: “debajo del crucero y del altar mayor, excavada en la propia roca, se encuentra la cripta panteón de los Patronos Fundadores, cubierta por bóvedas de cañón decoradas con yeserías de placas recortadas y con planta de tipo cruciforme”.
Nos toca ahora a  nosotros sacar conclusiones respecto de porqué la cripta está vacía, sucia y olvidada, y lo que es aún más detestable, desconocida. ¿Deberían las autoridades adaptar la misma para que sea visitable siquiera a través de un suelo de cristal?
Nota: nuestra cita con la cripta, no fue la única, han sido algunos los Onubenses los que a lo largo de los años la han visitado y han hablado –poco- de ella. Nuestro recuerdo especial al gran cronista D. José María Segovia que durante tantos años nos deleitó con las historias de Huelva, incluida ésta.




(1)  En la Crónica General de España dirigida por D. Cayetano Rosell. Madrid 1866. Se constata también del  error de Barbosa en su Catálogo de las reinas de Portugal. Véase pág. 44.

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)