Los cimientos de la locura ( Sep 2011)


Ahora que nadie sabe dónde terminará este desbarajuste, ahora que no disponemos ni de ideas a las que aferrarnos, quiero recordaros que nuestros campos están fertilizados por cientos de muertos y nuestra memoria vacía por el Alzheimer de la sociedad del bienestar.

Es tiempo de reflexión, deberíamos parar todo: las escuelas, los centros de trabajo, los transportes y abrir debates, días y días de debates, en los que hablar, oír, discurrir, pensar.

Los falsos tambores de la sociedad dejaron de sonar, las luminarias de los faros más recónditos se apagaron, nadie sabe en que terminará esto, o si más tarde terminaremos devorándonos otra vez. Las guerras al fin y al cabo se hacen para dominar antes que ser dominados.

No creo ser una excepción, más bien soy tan común que suelo estar en la estadística que mueve la parábola geométrica del matemático más calculador.

Es más que posible que estemos viviendo los últimos días de una sociedad que perdió sus raíces, que camina sin identidad. Unos perdieron la caridad, otros se camuflaron en el capitalismo, algunos los más "verdes", no paraban de reivindicar esto y aquello, al tiempo que seguían usando las mismas fuentes de energía, y la sociedad se disgregó en reinos cada vez más pequeños, aislados, autónomos e insolidarios. Reinos-apartamento de 70,90 o 140 m2, por los que apostamos casi todo de lo que disponemos.

Voceros de guiñol, en eso nos hemos convertido, marionetas obsoletas que nadie oye, que a nadie interesa. Y ahora que no sabemos en que terminará todo esto, cuándo la realidad del genuino capitalista haga la herida más y más grande, hasta hacerla insostenible, entonces solos, disgregados, sin el común de los sentidos, nos volveremos locos. Hasta que todos esos campos saquen a la luz sus muertos y los vivos seamos capaces de pensar por una vez, que todo cuanto tenemos nos viene de lejos, que todo es finito y perecedero, que jamás habríamos llegado sin el empuje de los que nos precedieron, entonces, tal vez, entre otros, el principio de propiedad privada sea revisado.

No hay ideas buenas ni malas, los poderosos de todos los tiempos han hecho que algunas prevalezcan, pero eso no quiere decir que sean ni las genuinas ni las mejores.


A. Morales (reedición de la entrada de 2.9.2011)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)