José Caballero, regreso a casa.










Gracias a la generosidad de su viuda, María Fernanda Thomas de Carranza que ha donado a la ciudad de Huelva 200 dibujos y un óleo (Huelva desde el balcón de su casa), podemos conocer a este José Caballero nostálgico de su tierra, que recorre la ciudad entre estos paisajes geométricos, algunos construidos desde su memoria fotográfica. Este paseo es un lujo, abrir este balcón de impactos tan singulares como concretos, nos devuelven fragancias a la memoria colectiva que todos los onubenses de algún modo agradecemos. Podría deciros que casi huele a primavera, a azahar, es sencillamente un extraordinario balón de oxigeno. Naturalmente su obra final hunde sus raíces en la abstracción geométrica de la que ya apunta en estos diseños. Magnifico regalo. Gracias.

En Casa Colón ( 3 salas) hasta el 23 de enero de 2016. 
Organiza Ayuntamiento de Huelva, patrocina Cepsa.

Orson y la isla de los besos perdidos.






Para cuándo notaron que su ausencia no había sido tan efímera como les tenía acostumbrados, Orson llevaba tres días de navegación por aguas del Adriático, con una brújula que zigzagueaba, a ratos apuntando al Norte, a ratos al Oeste, comida para una semana y sobre todo viento de cola.

Y es que éste joven "lunático" creía que había lugares diferentes, sitios en los que recalar y mirar al mar de otro modo, destinos en los que se refugiaban los buenos deseos, los sueños o las promesas de amor eternas.

Con estas pertenencias, tomó rumbo hacia un lugar desconocido, según escribió en su diario "la isla de los besos perdidos" la llamaba, de la que había oído hablar cuando era un niño, en la que al parecer se refugiaban los besos que los amantes lanzaban al vacío. Tal vez fuese un cuento dulce, pero él creyó que era posible, y se aferró a la idea de llegar hasta allí, esperando encontrar en ella, los que su adorada Giselle le enviaba cuándo de jóvenes se escribían cartas de amor, ahora que otras travesías, les habían situado en otros mundos tan distantes, en otras islas.

Ni que decir tiene que Orson, además de iluso, estaba algo trastornado. Sus allegados pensaron que una vez que por fin se decidió a acometer aquella insensata aventura, jamás volverían a verlo.

Un mes después, un guardacostas italiano, divisó a la deriva una pequeña embarcación, en ella aún quedaba comida enlatada, todo parecía en orden y no había señales ni de violencia o accidente. También les llamó la atención una nota dirigida a sus padres: "Estoy bien. No os preocupéis. Soy feliz. La encontré. Es suficiente para mí. Os quiero. Cuidaos mucho".


Reedición. Septiembre de 2009.
Fotografía: Dubrovnick * A. Morales (c)



Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)