6.200.000 Convicciones.




Google responde con 1.720.000 registros consultables cuándo en el buscador gestionas la fatídica cifra "6.200.000", y no es para menos. Estamos viviendo cotas de desesperanza inimaginables, a las que cuesta adaptarse. Es chocante reflexionar sobre los últimos años, los del boom del ladrillo, los de la negación y el engaño, años durante los cuales los ineptos políticos no supieron ver y si vieron miraron hacia otro lugar, nos sonrieron y siguieron enzarzados en su bronca diaria.

El 57% de los jóvenes está en paro, es decir la sostenibilidad del sistema por aquello de la alternancia generacional hoy está bloqueada. Mala coyuntura, si no abrimos el mercado laboral a estos chicos/as perderemos por dos veces la oportunidad de oxigenar el mercado laboral y las cabezas cada vez más ofuscadas, y aún hoy serenas.

El PP de Rajoy lo tiene claro en cuanto al ahorro y la contención del gasto, han legislado sin desdeñar los golpes bajos, creyendo que es una pieza fundamental del puzzle. No obstante son incapaces de mover la máquina del empleo, ese será el monstruo que los devore y que nos devore a todos. El PSOE ahora vive en una sensiblera mutación sentimental muy preocupados por la ciudadanía que solo algunos días atrás desdeñaron. IU trata de sacar beneficio de la debilidad del sistema y de la desesperanza de sus posible electores, es fácil dar migajas a estos hambrientos pajaritos, pero guardan para ellos esa otra amalgama de intereses ideológicos trasnochados que comparten con amigos repugnantes. Más allá no hay más horizonte, pequeñas alternativas llamadas a una fusión en la nueva izquierda social y responsable que refunden las convicciones de un nuevo espacio de ideas abstraído de los compromisos históricos que en ocasiones tanto ata y que desfiguran la realidad de este siglo XXI.

¿Que podemos hacer los ciudadanos que aún hoy mantenemos empleo?, además de mostrar nuestra solidaridad y de exigir a los demás que remedien este triste guiso. No debemos olvidar que aparte de los mecanismos del poder del tipo que sea, hacia abajo se genera una actitud, un modo de interpretar la moralidad de las cosas, que en muchas ocasiones empapa y se pega al ADN común, haciéndonos víctimas y verdugos a la vez. Es un excelente momento para que la crisálida se convierta en otra cosa que no sea un ciudadano depredador, egoísta e independiente, al que solo le preocupen "sus" intereses y hagamos efectivo aquello de que vivir en sociedad es más la suma de convicciones que aquello de pagar simplemente el canon de ciudadano al uso.

Soñé que despertaba, pero no era de un sueño de dónde venía...



Petróleo Serrano.

Como dice una amiga mía, "la sierra es muy bonita, pero para un rato", y es que cada vez somos más dependientes y maniáticos, y los contenidos pasos de ballet de esa sinfonía de la naturaleza, nos rebosa. Demasiado trinar para unos oídos acostumbrados a enchufarnos a Spotify y dejarnos llevar por la enorme psicodelia de sonidos. Ni nos sustrae lo suficiente el escenario de equilibrados contrastes de montañas, valles, ríos, bosques y dehesas, que resultan ser excesivamente explícitos e incontestables. La naturaleza es tan bella, huele tan bien, es tan severa y tan serena, que nos puede. También es verdad que esa suma de aldeas y pueblos irrelevantes huelen a muerto, y en ocasiones, cuando transitas entre aquellas ánimas, da la sensación de que estás de camino a algún velatorio, quien sabe si el turno ahora es el del Joaquín el boticario o Maruja la de la panadería.. Aún así, es y será inevitable recorrer nuestros propios pasos y reencontrarnos de nuevo con ella como quien recuerda su viejas ensoñaciones.  Ejercitar eso de ser polvo, y al polvo volver.


Instantáneas de Alájar y Castaño del Robledo (Huelva) * A. Morales (C) 2013



Memorias de una fea escritas por un estúpido.


Es cierto que desde mi perspectiva de hombre básico, la circunscripción del concepto belleza tiene unas connotaciones rígidas en cuanto a lo formal del asunto, y es muy fácil predeterminar que es bello y que no, y con la definición viene la demoledora concepción y de su mano la postergación a un segundo, tercer o inexistente plano de todo aquello que no obtenga plaza en el canon. Todo esto es muy elemental y genuinamente estúpido por cuanto condeno a tantas cosas a esos espacios de marginación, sean personas o no, y del mismo modo en la vida real, la belleza sui generis actúa de un modo demoledor casi rozando el más puro nazismo, agrupando a un lado y otro, separando en perfectas asociaciones a feos y guapos. Esta desviación psíquica no actúa solo contra otros también es mi propio repelente y autocastigo por cuanto cada vez soy más crítico conmigo mismo, al quedar marginado de ese mismo canon que esculpe el concepto de belleza, vamos que no me soporto visualmente ni medio segundo y cada vez la repulsión es mayor.

Dicho todo esto, y ahora viene mi reflexión.... conducía hacia Sevilla cuando un semáforo me puso en línea con una furgoneta domestica de estas que sirven para todo, cargar personas o cualquier abastecimiento que se precie. El momento fue único y transcendental, algo que ninguna guapa ha conseguido, que no es otra cosa que hacerme emocionar y sentir verdadero pánico por el horror de mi festiva actitud. En aquel vehículo, en el asiento de atrás viajaba una mujer, una chica de unos veintipocos años. La naturaleza le agració con una cabeza desproporcionada, incluso parecía presentar cierta deformación, ese detalle que la hace mitad monstruo mitad humana, algo que sin duda la había proscrito de muchas situaciones comunes, viviendo postergada a otros espacios en los que ver sin ser vista. Cruzamos la mirada un par de veces, primero un hecho espontaneo, casual, después curiosidad, morbo tal vez y cada vez que lo hacíamos, un gesto femenino dulce, tímido, inmensamente bello aparecía tras de aquella mascara humana, la mujer que vivía agazapada dentro de ella pretendía salir, pero su otro yo, la que la repudiaba, la hacía contenerse, esconderse, volverse hacia dentro. No he encontrado tanta humanidad en tan breves instantes como en ese momento, ni me he encontrado más inhumano por cuanto en tantas ocasiones ni me fijado, ni he mantenido la mirada, sino que simplemente he desdeñado el perfil de esos otros que no daban la talla de una belleza impositiva, simplista, sexista, fugaz, inhumana a la que casi todos nos plegamos siendo sin saberlo víctimas y verdugos en un baile cruel sin final que cada vez es más grotesco, vulgar y carente de sentimientos.

Aquella muchacha probablemente no haya conocido a su estereotipo de príncipe azul, y estando como está el patio más nos vale un buen jornalero, trabajador y cariñoso que un impostado y estirado panfleto de estilismo social. Ella no lo sabrá nunca, pero le agradezco los 5 segundos de humanidad con los que aquella mujer me regaló aquella mañana, aún hoy al recordarlo es capaz de contagiarme con un enorme sentimiento de armonía y reencuentro entre seres sencillamente diferentes.

Estoy cansado de la suerte de la guapa/o, y de que por este hecho banal la vida tenga una dimensión diferente. No es justo. Y además conviene no olvidar que el 80% de la atracción inicial es meramente animal, y ya se sabe entre animales solo vale oler, marcar y depositar semillas, y a otra cosa mariposa.

Hoy, me he alejado al menos unos centímetros de ese Mengele repulsivo que forma parte de mi propia personalidad en cuestiones de belleza.


Fotografías: A.Morales. (c)

"La soledad es necesaria para gozar de nuestro propio corazón y para amar, pero para triunfar en la vida es preciso dar algo de nuestra vida al mayor número de gentes."
Stendhal

No estamos solos. En tres fases.


¿En que piensas, le preguntó el Tomo 3 de la Historia del Arte al pequeño libro de poesía de autor desconocido?.

Fotografías: A. Morales (C)

La calle, el osario de los pobres.


Si mes buscas en la calle me hallarás, haga frío, calor, llueva, es indiferente, la calle es siempre mi salón de estar, mis ventanas al paisaje urbano, la TDT y el Canal+ gratis de por vida, el seminario de filosofía constante o el festival de teatro más estirao que se conozca. La calle es mi padre, mi madre, mis hermanos, mi antigua novia y mis mejores amigos.  Ahora que todos se han vuelto tan sensibles con el techo, yo refrendo la calle, ahora que estos desmemoriados después de 30 largos años de gobierno en Andalucía despiertan de golpe y creen haber hallado la piedra filosofal del Chavismo andaluz, ahora que estos se olvidaron de cuando trabajaban en consejos de administración de entidades bancarias, y cobraban por estar presentes y se olvidaban de sus principios, ahora después de que en 30 años mucha gente haya estado desamparada de la administración en este asunto del desahucio, ahora vienen con cantos de sirena, que yo aplaudo, aunque tarde, muy tarde, y aún espero que devuelvan aquello que se llevaron por interpretar otro papel, no el "revolusionario" que hoy algunos agitan.  Y digo yo, ¿y la propiedad de esos otros que sangrando los principios más socialistas, las artimañanas del poder, el clientelísmo político, no tienen una, ni dos, sino tres, cuatro o cinco casas por la cara?, a esos también habría que expropiarles, pero para eso si hay que tener huevos, ser socialistas de veras y esa piel muchacho se cotiza en Christie's. Lo dicho, la calle pese a ser el patio de recreo en el que todos estamos, amplio y sin barreras no será el lugar en el que habite la esperanza ni esta generación de desaprensivos, confusos y aturdidos mensajeros de eslóganes, porque a ellos no les faltará ese otro escenario más estándar con ventanas al mar, hilo musical y cocina de dos frigoríficos.

Fotografías A. Morales (c)

No cuadra.




Faceboock está lleno de mensajes positivos y buenos deseos, una solidaridad virtual que abruma, y entonces ¿porqué hemos construido un día a día tan aburrido y patético, en el que esos mensajes se diluyen sin dejar apenas rastro?. Debe ser una especie de new snobismo esto de apuntar la idea más original, la frase más ingeniosa. Y después qué?. Ya te digo yo, que si esto no es consumismo que venga el del pajarito y lo aclare.


Adolfo Morales (C)

Crack


Debemos hacer un esfuerzo colectivo de regeneración y solidaridad, algo tan difícil como abandonar nuestro ADN egoísta y solitario. Conceptos como propiedad, bienestar, independencia o defensa son nuestros tóxicos, los que nos separan, los que acabarán con nuestros sueños colectivos si alguna vez existieron.

A.Morales (C)

VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)