Luna


Querida y enigmática Luna, para cuándo tengas tiempo de leer estas líneas, agradeceré tus observaciones a vuelta de correo. Verás, había pensado que si nos ponemos de acuerdo podríamos llegar a establecer un criterio común que satisfaga a ambas partes. Dicho lo cual paso al asunto que me lleva a escribirla, se trata de saber algo más sobre Vd., y al mismo tiempo le ofrezco la oportunidad de hacer lo mismo con mi singular, única y hasta ordinaria sencillez humana. ¿No siente excesiva esta reiterada abstracción que ejerce sobre los humanos?, a ver, si en realidad solo se trata de un gran trozo compacto formado de cientos de otros pequeños trozos compactos venidos a menos por alguna fusión cuyo origen vete a saber cual fue, digámoslo claro de una vez, a ver repita conmigo "solo soy un trozo gordo de mineral muerto que vaga sin descanso alrededor del planeta del agua", y "en el que no reside más misterio que la soledad más ociosa de todas las soledades", y ¿entonces a que viene todo este despliegue, por qué nos parece tan extraordinariamente sugerente, atractiva, y endiabladamente atrayente?. 
Apreciada amiga, no puedo evitar la sensación al contemplarla sobre el horizonte, brillante y distante, erguida e inmóvil, de soñarla, imaginarla, casi tocarla, usted allí lejos con su marcianos de broma, sus pisadas de cine, los viejos cachivaches olvidados y esos oscuros objetos de deseo. Al mirarla, sin darme cuenta es lo que me hace constatar que en realidad flotamos en un mar de oscuras densidades, que esto de la tierra además de un accidente no es más que una casualidad, y que nuestra imaginación, o eso que denominamos imaginación, no es más que fusiones de moléculas dentro de un cerebro gris eléctrico que se mueve a impulsos que no atienden a ningún razonamiento. La cordura viene a ser como su lado más oscuro, apenas visible.
Lo dicho, escríbame pronto.

Fotografías: A. Morales (C)

Sobre la suerte y las oportunidades.


Puedes bajar cien días la cuesta, asomarte cien veces al horizonte, estar cien veces en el mismo sitio y no ver ningún salvavidas. Aunque muchos coach's hablan de la co-responsabilidad en el diseño de las oportunidades, también creo que en todo esto hay un complejo entramado de suerte. Puedes caminar cien kilómetros y no cruzarte con nadie que tenga ese calmante que necesitas para restablecer el equilibrio perdido. Puedes ir cien veces al médico y no encontrar la receta adecuada. Puedes sonreír cien veces y no encontrar comprensión ni empatía. La suerte es esa oportunidad con la que te das de bruces sin buscarla, sin esperarla, es ella la que te encuentra y no, no es justo.Todos necesitamos de esa pizca de suerte, de oportunidad, de calma interior, de humanidad. ¿Se puede vivir sin suerte?. La sociedad de la selección "natural", la de la dualidad éxito-fracaso, la de los listos frente a los tontos, o la de los buenos frente a los malos, no es más que un simplismo para explicar que aquellos pueblos ancestrales que comían carne de sus enemigos han transformado esa "irracionalidad" por leyes de superación y conocimiento, pero ninguno de estos argumentarios dicen nada sobre la suerte que todos esos atletas del abismo tuvieron alguna vez a lo largo del spring. Reivindico "la suerte" y "la oportunidad" en partes iguales, de lo contrario, todo lo que antecede se desvanece en su propia inexactitud.

“La suerte no es más que la habilidad de aprovechar las ocasiones favorables.” 
Orison Swett Marden

Fotografías: A. Morales (C) Mazagón.

Espacios secretos


En la primavera de 1976 se encontró un cuaderno lleno de anotaciones personales, diagramas, referencias y multitud de bocetos de objetos a carboncillo. En medio de aquel pequeño volumen, algunas viejas fotografías y mapas de lugares que sencillamente no existen. Aún hoy se desconoce al autor y muchos de los significados expuestos en ese diario. Resulta aún más curioso que en un mundo en el que la tecnología mantiene una vigilancia gráfica de este pequeño universo llamado planeta Tierra circunvalandola de satélites que constantemente la observan, puedan existir lugares desconocidos, en cambio parece que si, que aún quedan espacios secretos.

"En la esquina de la calle Setenta y dos con Madison Avenue paró un taxi. Mientras
el coche traqueteaba por el parque hacia el West Side, Quinn miró por la ventanilla y se
preguntó si aquellos eran los mismos árboles que Peter Stillman veía cuando salía al aire y
la luz.Se preguntó si Peter veía las mismas cosas que él o si el mundo era un lugar
diferente para él. Y si un árbol no era un árbol, se preguntó, qué era en realidad"

Ciudad de Cristal
Paul Auster

Fotografías y edición: A. Morales (C)

Utopia.

¿Es posible que la imaginación encuentre su lugar, o acaso eso de la utopia es ya solo un concepto de la filosofía más agridulce?. Si echamos un vistazo ahí fuera, donde el ruido se hace dueño de los oídos, parece que no fuera posible, son demasiadas las desigualdades, las diferencias, las injusticias, o los desordenes. Encontrar esa solidaridad del conjunto ajeno es tan difícil como corporativista nos volvemos. Solo nos une lo que nos identifica como casta, como grupo de presión, como voz con identidad y todo aquello que no es una prioridad coyuntural para nosotros se nos resuelve ajeno y distante y así, solo sabemos crear clanes, islas, paraísos, soledades, las nuestras incluidas. Y mientras el ruido sigue y sigue intoxicándonos. Las mareas por el contrario mantienen su ritmo inalterable y el atardecer concluye en la noche y esta a su vez en un nuevo día, y vuelta a empezar, con ritmo, integrado, razonablemente natural. Cada día es más difícil mantener la cordura sin tener esa argolla que te lleve de un sitio para otro, cada vez es más difícil congeniar los intereses de unos y otros o eso de encontrar algo bueno en el otro, o algo que defender que me sea ajeno. Ruido, mucho ruido, demasiado ruido.
La utopia pasaba por imaginar paisajes nuevos en los que superar las viejas batallas que nos resultan inoportunamente intransigentes y demoledoramente partidistas. Hay que destruir los corporativismos, las sociedades de pares, y hay que rehacer el instinto de defensa colectiva sin etiquetas. Los clanes son puertas cerradas. Este modelo solo es una copia de esos otros clanes de poder que actúan del mismo modo, solo en defensa de sus putrefactos insaciables intereses. La adhesión a los intereses de los otros es la mejor medicina para este enfermedad que solo crea individualismos. Utopia fue creer en muchos de los que hoy transformaron la sociedad y luego fueron devorados por ella. Utopia es pensar de un modo colectivo. Utopia es tratar de oír el mensaje de las olas para no perder el puto Norte. Utopia es tratar de ser capaz de ser sensibles a esas otras necesidades e injusticias que están ahí fuera en medio del ruido y que a nadie parece importar sencillamente porque no nos afectan. Ni yo mismo soy ajeno a esta incontrolada espiral necrófaga y cruel. Demasiado ruido ya.

Fotografías: A. Morales (C)

Sobre la puesta de sol.


¿Que fue de aquellas viejas puestas de sol?, aquellas en las que creías tocar el universo, en la que conectabas con todos los finales nerviosos, en las que obtenías todas las respuestas, aquellas que te reafirmaban en tus principios, esas que te hacían sentir flotar, ser líder de tu vida.
¿Y hoy, que recuerdas de entonces, cuales son los rescoldos que permanecen si queda en pié alguno de aquellos buenos deseos?.
¿Porqué ese empeño en dejarse llevar por el escenario, por los efectos?, ¿tal vez estas reacciones involuntarias afectadas por el color y su intensidad, la grandiosidad de la naturaleza, o las notas musicales que se adueñan del espacio, sean solo percepciones sin contenido a los que nos aferramos para vestir de hermosura nuestra común y ordinaria vida transeúnte de mortal efímero?.
Recuerdo aquellas puestas de sol, y aquellos discursos de los más afectados por la embriaguez del momento, se me antojaba bochornoso tener no solo que compartir sino incluso escuchar toda aquella suerte de suspiros químicos sin más valor.
Lo mismo ocurre con esos viejos amigos que desaparecieron en el horizonte, como en esos días de calor en los que las carreteras pintan siluetas fantasmales, simplemente fueron parte de un escenario como yo mismo y es que traspasar el escalón de la comunicación requiere de mucho ejercicio y mucha paciencia.
Y no olvidemos aquellas otras novias, amores desvalidos, pasajeros o esos que te rompen el corazón, actrices de otra escena, que cambian del mismo modo al que cambia la luz del atrezzo.
Colores, sonidos y sabores suelen ser los cómicos con los que caminamos, la clave debe de estar en encontrar la llave de cada paisaje y abrirle el corazón antes de que te lo parta a ti por nada.

Fotografía y edición: A. Morales (C) - Londres.

Insomnes.


El final de la cosecha para unos representa el tan esperado estío de la calma y el sosiego, en donde reencontrarse tal vez detrás de un libro, de unas notas musicales, para otro una interminable secuela de desvaríos. Muchos intentan conciliar un sueño cada vez más difícil de sostener a oscuras agazapado en las sombras combatiendo los fantasmas de los excesos del sol. El verano, el tan esperado verano cada cual lo interpreta a su manera. Paseos, brisas, juegos en el mar, zambullidas oceánicas, viajes, reuniones familiares, celebraciones, tertulias, tantas formas de vivir. Para otros por el contrario, ajenos a la imaginación y a las oportunidades, solo representa un transito, el devenir de lo esperado, la oportunidad, el gesto amable, el guiño que nunca quiso darse. El final de la cosecha es para unos alegría, para otros un sueño.

Para mi, por alguna extraña razón, el estío siempre suena a Nocturnos de Chopin y en un curioso traveling imaginario, la cámara encuadra y se acerca en su viaje virtual, tratando de descubrir quien toca ese piano, tras unas largas cortinas que se mecen tenuemente, en el fondo de algún bosque perdido.

Para todos esos otros, los mejores compases.

Fotografía: A. Morales (c) / Modelo:Virginia

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)