Diego Calle, precursor de la Fotografía en Huelva y "vecino".

        Edición coloreada de Adolfo Morales.





Acabo de recuperar esta placa publicitaria que mi padre exponía en los cines. Ambos números "9" son coincidentes en las calles Tetuán y Mora Claros. Así es que hasta que no haya un dato objetivo diferente, podemos concluir en que la que fuera Sastrería Morales ( Morales Tailor Shop) se sitúo en lo que años antes fuese el estudio de Diego Calle.


La fotografía original de Diego Calle, así como el pasking publicitario, son fotografías que se encuentran dentro del extenso soporte documental del 
Grupo de Facebook  PERSONAJES CÉLEBRES DE HUELVA al que pertenecen todos los derechos.


Una vez más, Ítaca.

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca, debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de experiencias. No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes ni la cólera del airado Poseidón. Seres tales jamás hallarás en tu camino, si tu pensar es elevado....

ÍTACA * Konstantínos Kaváfis



El martes, 29 de marzo de 1912, el capitán Scott escribiría en su diario "... no creo que podamos esperar una mejoría. 

Resistiremos hasta el final, pero cada vez nos sentimos más débiles, por supuesto el final no puede estar lejos. Parece una lastima, pero no creo que pueda escribir más. 

Una vez que hubo firmado, añadió "Por Dios, cuiden de nuestra gente".


Scott y todo su equipo murieron de hambre a dieciocho kilómetros de un almacén de provisiones, un temporal de frío y viento hizo imposible avanzar sobre la inhóspita superficie del Polo Sur. En aquella frenética carrera, sería el Noruego Amundsen quien se adelantaría (él si usaba perros y esquíes).
Lo cierto es que hay algo en común entre todos estos aventureros, exploradores, naturalistas o como se les quiera denominar. Todos son capaces de un enorme sacrificio personal con tal de tocar o siquiera presentir con la yema de los dedos, la gloria del último instante, vivir la sensación de aventura, o el riesgo de caminar de la mano de grandes pruebas, con tal de alcanzar objetivos inimaginables hasta entonces.
Hay algo de suicida, de huida en todas estas apuestas. El mundo convencional no estaba hecho para ellos.
La historia moderna, aunque reconoce el trabajo, relega a un puesto menor a estas figuras a las que debemos tantos conocimientos.

James Cook, uno de los grandes marinos del siglo XVIII, circunnavegó la Antártida, cartografió el Pacífico, Nueva Zelanda y la costa este de Australia.
Utilizó el primer cronómetro de la historia y fue el primer europeo que desembarcó en Hawai, su llegada coincidió con la celebración de un gran ritual de la fertilidad y confundido con un dios, fue apaleado hasta morir.

Livingstone, viajo por el corazón de África, inicialmente su trabajo debía consistir en ser un simple misionero, llevar el cristianismo a los indígenas, más tarde su impetuosidad y fanatismo, le convirtieron en un avezado explorador. Su determinante espíritu aventurero, le llevó a ser un informador de primera de la corte Inglesa. Así entre otros, sus viajes a través del África subsahariana o el descubrimiento de las cataratas Victoria le hacen tener su lugar en la historia.
Murió en 1873 tratando de probar que el río Lualaba se comunicaba con el Nilo. Pese a demostrar más interés y respeto por los animales de la selva que por los humanos, sus sirvientes le tenían en alta estima. A su muerte lo embalsamaron y lo llevaron a la costa, desde donde fue trasladado a Inglaterra para ser sepultado en la abadía de Westminster.

Hiram Bingham, fue el Americano que tuvo el privilegio de sentir la inexplicable sensación de descubrir el Machu Pichu. Bingham estaba maravillado con las descripciones que hiciera Humboldt sobre Sudamérica y más aún quedó prendido de los misterios en torno a la ciudad de Vilcabamba -la capital perdida de los Incas, que incluso los conquistadores españoles no alcanzaron a dar con ella-, pero su incesante búsqueda obtuvo otro premio: Machu Pichu. En 1911 ante semejante espectáculo escribiría: "por la variedad de sus encantos y por el poder de su hechizo, no conozco otro lugar en el mundo que pueda comparársele". Fue un hallazgo para el mundo occidental, pues Machu Pichu era conocido en la zona y fue solo gracias al granjero Melchor Arteaga, que le condujo a ella atravesando el río Urubamba que esta revelación pudo ser posible. Murió el 6 de Junio de 1956 (seis meses antes de nacer yo), y durante sus últimos cuarenta no dejo de hablar ni de escribir de aquel fantástico descubrimiento.

Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)